Internacional

Irán desata furia contra jóvenes: intimida, arresta y golpea

Gobierno de Irán está intimidando, arrestando y golpeando a menores de edad en represalia por las masivas protestas que sacuden al país

Agencia Reforma

Agencia Reforma

martes, 15 noviembre 2022 | 14:15

Teherán.- Una menor de 14 años de edad fue encarcelada en una prisión de adultos junto con delincuentes relacionados con drogas. A un niño de 16 años le rompieron la nariz agentes de seguridad que le dieron una paliza mientras estaba detenido. Una niña de 13 años fue agredida físicamente por milicianos vestidos de civil que asaltaron su escuela. 

Una brutal represión por parte de las autoridades en Irán que intentan detener las protestas que piden libertad social y cambio político y las cuales han convulsionado al país durante los dos últimos meses ha cobrado un precio terrible en la juventud de la nación, de acuerdo con abogados en Irán y activistas de derechos familiarizados con los casos.

 Personas jóvenes, incluidos adolescentes, han estado en el centro de las manifestaciones y enfrentamientos con fuerzas de seguridad en las calles y en campus universitarios y de preparatorias. Funcionarios iraníes han dicho que el promedio de edad de los manifestantes es de 15 años.

Algunos han sido golpeados y detenidos, otros han sido asesinados a tiros en las calles, o golpeados bajo la custodia de los servicios de seguridad, y las vidas de muchos otros se han visto trastocadas por las redadas de las autoridades en las escuelas en un esfuerzo por reprimir la disidencia.

 Las autoridades están apuntando contra miles de menores de 18 años de edad por participar en las protestas, según entrevistas con una decena de personas, incluidos abogados en Irán involucrados en los casos y activistas de derechos, así como padres de familia, parientes y adolescentes que viven en el país.

 El ataque a los jóvenes se produce en medio de una represión más amplia contra los manifestantes en la que han sido arrestadas 14 mil personas, de acuerdo con Naciones Unidas.

 Pero la República Islámica está desatando su ira sobre su juventud en formas y en una escala que no se ha visto durante otras protestas que han sacudido al país en las últimas dos décadas, dijeron los grupos de derechos.

  El Gobierno ha respondido a la revuelta juvenil con algunas tácticas que despliega contra los adultos: disparar y matar a golpes a algunos; arrestar y arrojar a otros a celdas de detención con reclusos adultos, e interrogar y amenazar a niños y a sus familias, de acuerdo con grupos de derechos humanos, padres de familia y abogados.

 La niña de 14 años detenida junto a los delincuentes relacionados con drogas había desaparecido tras asistir a una protesta en la religiosa ciudad de Qom y alardear de su cabello en desafío a la regla obligatoria del hiyab en Irán. Fue puesta en libertad bajo fianza y le fue informado que ahora tiene un expediente penal y que debe ser juzgada. El niño de 16 años al que le rompieron la nariz había marchado en una protesta en la ciudad noroccidental de Tabriz, donde la multitud cantó "Muerte al dictador".

 "Lo que hace que estas protestas sean diferentes es que los menores están mucho más visible presentes, mostrando una audaz determinación de desafiar al sistema y pedir por un mejor futuro para ellos", dijo Diana Eltahawy, directora adjunta de Amnistía Internacional para el Medio Oriente y el norte de África.

 "Y están usando todas las herramientas de represión a su disposición para acabar con ellos".

 Amnistía Internacional dijo que ha documentado 33 casos de menores asesinados en la revuelta, pero es probable que las cifras reales sean más altas. Los grupos de derechos humanos centrados en Irán y la asociación de maestros dijeron que el número está más cerca a los 50.

 Abogados y activistas por los derechos humanos estimaron que entre 500 y mil menores están actualmente detenidos sin claridad sobre cuántos están presos en cárceles para adultos y cuántos en instalaciones de detención para menores.

 Las escuelas que normalmente se consideraban un santuario para los niños se han convertido repentinamente en campos de batalla donde los estudiantes están en riesgo simplemente por asistir a clase.

 El Times documentó 23 redadas en preparatorias en ciudades de todo Irán, donde milicianos vestidos de civil y agentes de inteligencia interrogaron, golpearon y registraron a estudiantes o donde las autoridades escolares amenazaron o atacaron a alumnos.

 En un incidente, una escuela primaria en Teherán fue atacada cuando las fuerzas de seguridad arrojaron gas lacrimógeno en el patio durante el recreo porque los estudiantes coreaban consignas antigubernamentales, de acuerdo con un padre de familia cuyo hijo de tercer grado asiste a la escuela.

 "Mis hijas no están seguras en las calles, y ya no están seguras en las escuelas", dijo Sara, de 50 años de edad y madre de dos adolescentes en Teherán.

 La semana pasada, la escuela le llamó para informarle que la milicia Basij vestida de civil planeaba una redada en la escuela y exigiría acceso a los teléfonos de los estudiantes. Sara no mandó a sus hijas a la escuela por dos días.

 Su hija de 17 años, una estudiante de último año que pidió no ser identificada por motivos de seguridad, dijo que se sentía "empoderada" porque todos los días ha estado protestando junto a sus compañeras al quitarse los hiyabs, golpear en las puertas y cantar "Mujeres, Vida, Libertad".

 En uno de los incidentes escolares de más alto perfil, la milica Basij el mes pasado irrumpió en la Preparatoria Shahed en la ciudad noroccidental de Ardabil y golpeó estudiantes, enviando a nueve al hospital en ambulancias. Activistas de derechos dijeron que una niña de 15 años, Asra Panahi, fue golpeada hasta la muerte.