Internacional

La estrategia saudita para mantener al mundo enganchado al petróleo

El reino está trabajando para mantener los combustibles fósiles en el centro de la economía mundial durante las próximas décadas

The New York Times

The New York Times

lunes, 21 noviembre 2022 | 10:39

Brillando en el desierto hay un centro de investigación futurista con una misión urgente: hacer que la economía basada en el petróleo de Arabia Saudita sea más ecológica y rápida. El objetivo es construir rápidamente más paneles solares y expandir el uso de automóviles eléctricos para que el reino finalmente queme mucho menos petróleo.

Pero Arabia Saudita tiene una visión muy diferente para el resto del mundo. Una de las principales razones por las que quiere quemar menos petróleo en casa es liberar aún más para vender en el extranjero. Es solo un aspecto de la agresiva estrategia a largo plazo del reino para mantener al mundo enganchado al petróleo durante las próximas décadas y seguir siendo el mayor proveedor a medida que los rivales se extinguen.

En los últimos días, los representantes saudíes presionaron en la cumbre climática global de las Naciones Unidas en Egipto para bloquear un llamado para que el mundo queme menos petróleo, según dos personas presentes en la reunión, diciendo que la declaración final de la cumbre “no debería mencionar los combustibles fósiles”. El esfuerzo prevaleció: después de las objeciones de Arabia Saudita y algunos otros productores de petróleo, la declaración no incluyó un llamado a las naciones para que eliminen los combustibles fósiles.

El plan del reino para mantener el petróleo en el centro de la economía global se está desarrollando en todo el mundo en las actividades financieras y diplomáticas de Arabia Saudita, así como en los ámbitos de la investigación, la tecnología e incluso la educación. Es una estrategia contraria al consenso científico de que el mundo debe alejarse rápidamente de los combustibles fósiles, incluidos el petróleo y el gas, para evitar las peores consecuencias del calentamiento global.

La disonancia llega al corazón del reino saudita. La compañía petrolera controlada por el gobierno, Saudi Aramco, ya produce uno de cada 10 barriles de petróleo del mundo y prevé un mundo en el que venderá aún más. Sin embargo, el cambio climático y el aumento de las temperaturas ya amenazan la vida en el reino del desierto como en pocos otros lugares del mundo.

Saudi Aramco se ha convertido en un financiador prolífico de la investigación sobre temas críticos de energía, financiando casi 500 estudios en los últimos cinco años, incluida la investigación destinada a mantener competitivos los automóviles de gasolina o poner en duda los vehículos eléctricos, según la base de datos Crossref, que rastrea publicaciones académicas. Aramco ha colaborado con el Departamento de Energía de los Estados Unidos en proyectos de investigación de alto perfil, incluido un esfuerzo de seis años para desarrollar gasolina y motores más eficientes, así como estudios sobre recuperación mejorada de petróleo y otros métodos para impulsar la producción de petróleo.

Aramco también opera una red global de centros de investigación, incluido un laboratorio cerca de Detroit, donde está desarrollando un dispositivo móvil de "captura de carbono", un equipo diseñado para acoplarse a un automóvil que quema gasolina y atrapar los gases de efecto invernadero antes de que escapen por el tubo de escape. Más ampliamente, Arabia Saudita ha invertido 2.5 mil millones de dólares en universidades estadounidenses durante la última década, convirtiendo al reino en uno de los principales contribuyentes de la nación a la educación superior.

Los intereses saudíes han gastado cerca de 140 millones de dólares desde 2016 en cabilderos y otros para influir en la política estadounidense y la opinión pública, lo que lo convierte en uno de los principales países que gastan en cabildeo de Estados Unidos.

Gran parte de eso se ha centrado en reforzar la imagen general del reino, particularmente después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018 por agentes saudíes. Pero el esfuerzo saudita también se ha extendido a la construcción de alianzas en los estados del Cinturón de Maíz de Estados Unidos que producen etanol, un producto que también está amenazado por los autos eléctricos.

A puerta cerrada en las conversaciones climáticas globales, los saudíes han trabajado para obstruir la acción y la investigación climática, objetando los llamados a una rápida eliminación de los combustibles fósiles. En marzo, en una reunión de las Naciones Unidas con científicos del clima, Arabia Saudita, junto con Rusia, presionaron para eliminar una referencia al "cambio climático inducido por el hombre" de un documento oficial, cuestionando el hecho científicamente establecido de que la quema de combustibles fósiles por los humanos es el principal impulsor de la crisis climática.

“A la gente le gustaría que renunciáramos a la inversión en hidrocarburos. Pero no”, dijo Amin Nasser, director ejecutivo de Saudi Aramco, porque tal movimiento solo causaría estragos en los mercados petroleros. La mayor amenaza fue la “falta de inversión en petróleo y gas”, dijo.