Internacional

La fiebre del aguacate en Estados Unidos no baja

En los últimos cinco años los estadounidenses han pasado de consumir medio kilo de aguacate mexicano a 3.5 kilos per cápita

Agencias
viernes, 27 septiembre 2019 | 21:24

"Nadie los ha visto. Son un mito”, dice Marcela Reyes sobre los aguacates de California. “En el supermercado no veo aguacates de otro lado más que de México”, asegura la mexicana que vive en Estados Unidos desde hace tres años. Todavía en la década de los 90, encontrar un aguacate mexicano en ese país era una curiosidad. Ahora, los venden en las tiendas todo el año, y desde 2013 su consumo ha pasado de medio kilo a más de 3.5 kilogramos per cápita, según datos de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM).

“Es impresionante la fiebre del aguacate [en Estados Unidos], pero del aguacate mexicano, porque hay otros países que están tratando de competir por el mercado en Estados Unidos y no es el mismo sabor, no es la misma consistencia. Siento que el aguacate mexicano tiene gran parte del corazón de los mexicanos, de nuestra gastronomía, representa tanto de lo que es la personalidad de los mexicanos y de nuestra comida”, señala la chef mexicana Pati Jinich, quien se mudó a Estados Unidos hace 20 años. Fue alrededor de esa época, en 1997, que el aguacate mexicano comenzó a ser importado otra vez a ese país tras 83 años de haber sido vetado por un supuesto problema de plaga. Primero llegó a la costa Este estadounidense, y se fue expandiendo poco a poco hasta que en 2007 se logró la apertura total de ese mercado y llegó a todo el territorio.

Michoacán es el principal productor de aguacate de exportación, y el único que cuenta con la certificación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) para llevarlo a ese país. “Michoacán tiene la posibilidad de producir el fruto todo el año. Más del 80 % de sus exportaciones se dirigen a ese mercado”, manifiestan desde la APEAM. La asociación reporta que tan solo en la temporada de producción de aguacate 2018 - 2019, que va de julio de un año a junio del año siguiente, el volumen enviado aumentó un 5.23 % respecto a la temporada pasada, lo que se traduce en 914,530 toneladas de este fruto que se enviaron al país del norte. Confían en que las exportaciones irán en aumento, aunque a mediados de septiembre -días después de que respondieron a las preguntas para esta historia- recibieron una alerta por parte de la USDA de que podrían perder su certificación si la violencia que se vive en ese estado mexicano continúa.


Gustavo Arellano, autor del libro Taco USA: How Mexican Food Conquered America, se considera un “mal mexicano” porque no le gustan los aguacates debido a su textura, pero reconoce que la fiebre de este fruto en Estados Unidos -no solo entre la comunidad latina sino en todo el país- se debe a razones simples: “Es un alimento saludable, es adaptable ya que se puede preparar en guacamole, como postre, tostadas de aguacate o comerse como está, y a la gente parece gustarle el sabor”, observa el articulista de Los Angeles Times.

“El aguacate va con todo”, coincide la chef Jinich. “Desde sopa, enchiladas, tortas, puedes hacer hasta mousse de helado de aguacate, es decir, desde agua hasta postres, y los mexicanos somos así, nos acomodamos, somos accesibles, somos deliciosos. Como que el aguacate no tiene nada por lo cual no enamorarse, es nutritivo, tiene grasas de las que necesita tu cuerpo, tiene un sabor delicioso. Además es exótico, se ve precioso, tiene historias y leyendas increíbles, siento que es un ingrediente que es un icono de nuestra cultura y de nuestra gastronomía”.

Pero, ¿qué hace diferente al fruto mexicano de los producidos en California o en países como Perú, Colombia y Chile que también están compitiendo por el mercado estadounidense? “El aguacate mexicano es el único que está siempre en temporada, siempre fresco y siempre sabroso. México es el único país que puede proveer aguacates a Estados Unidos durante todo el año”, sostienen desde el área de Relaciones Públicas de la APEAM. “El aguacate mexicano se da cuatro veces al año, diferente del aguacate en California que solo se da dos veces, entonces igual que los mexicanos llegamos a trabajar cuando se necesita”, explica Pati Jinich.

Los aguacates mexicanos se metieron por primera vez en millones de hogares estadounidenses en 2015, con su primer anuncio en la Super Bowl, uno de los eventos más mediáticos de Estados Unidos. A partir de ahí, su éxito, que es interpretado por la APEAM con el número de kilos per cápita que consumen en ese país, ha ido en aumento.

La agencia y marca detrás de esta, y todas las ideas de promoción en Estados Unidos, es Avocados from México, la rama de mercadotecnia creada en 2013 por la APEAM y la Asociación de Importadores de Aguacate Hass Mexicano (MHAIA, por sus siglas en inglés) para que los estadounidenses conocieran el sabor y las bondades del aguacate mexicano, para así fomentar su consumo.

Bajo esta marca, los productores mexicanos están llevando también el fruto a otros mercados estratégicos como Canadá, Japón y China, además de hacer envíos a Europa y Centroamérica.


Fuente: www.elpais.es