Internacional

Llega Biden a cumbre climática mientras crece presión sobre naciones ricas

Países en desarrollo exigen que EU y otros grandes contaminadores paguen por los daños causados ​​por el cambio climático

The New York Times

The New York Times

viernes, 11 noviembre 2022 | 09:41

Egipto.- El presidente Biden llegó a las conversaciones climáticas de las Naciones Unidas este viernes con una buena fe ambiental que pocos presidentes estadounidenses pueden presumir. Logró aprobar una ley climática histórica que está invirtiendo 370 mil millones de dólares en el esfuerzo por acelerar la economía estadounidense para alejarse de los combustibles fósiles. Ha sembrado la política climática en todo el gobierno federal. Su administración planea promulgar la regulación más estricta hasta la fecha para reducir el metano, un potente gas de efecto invernadero.

Biden también está animado por una actuación sorprendentemente fuerte de su partido en las elecciones de mitad de período del pasado martes, una actuación que contrarrestó las tendencias históricas y puede permitir que los demócratas retengan el control del Congreso.

“Joe Biden, en mi opinión, es un héroe climático genuino”, dijo el exvicepresidente Al Gore durante una entrevista en la cumbre.

¿Pero es suficiente? Durante toda la semana, los representantes de los países en desarrollo han criticado a Estados Unidos y otras naciones industrializadas importantes por generar la contaminación que está impulsando el cambio climático. Y mientras todas las naciones del planeta han sentido el impacto del calentamiento global, en la forma de inundaciones, sequías, calor e incendios forestales cada vez más intensos, las naciones pobres están luchando de manera desproporcionada por una crisis que causaron poco. También exigen que Estados Unidos y otras naciones ricas paguen por los daños.

“Hay dinero más que suficiente en esta economía”, dijo Wanjira Mathai, ambientalista y activista de Kenia. “Había mucho por ahí cuando sucedió el Covid y las economías deben apuntalarse: aparecieron 17 billones de dólares. Hay dinero, pero tenemos una crisis de empatía”.

Durante décadas, las naciones ricas, que han emitido la mitad de todos los gases que atrapan el calor desde 1850, han evitado los llamados para compensar a los países pobres por los desastres climáticos, temiendo que hacerlo pudiera exponerlos a una responsabilidad ilimitada. Y, como asunto legal y práctico, ha sido extraordinariamente difícil definir “pérdida y daño” y determinar cuánto podría costar y quién debería pagar cuánto.

Pero esta semana, varios líderes europeos han respondido a esos llamados con promesas de efectivo, presionando a Biden para que haga lo mismo.

Paul Bledsoe, un asesor climático del presidente Bill Clinton que ahora da conferencias en la Universidad Americana, dijo que no había forma de que Biden aceptara la idea de los pagos por pérdidas y daños.

“Estados Unidos es culturalmente incapaz de reparaciones significativas”, dijo. “Al no haberlos hecho para los nativos americanos o los afroamericanos, hay pocas o ninguna posibilidad de que sean considerados seriamente con respecto a los impactos climáticos en las naciones extranjeras. Es un completo fracaso en nuestra política interna”.

John Kerry, el enviado climático de Biden, propuso en cambio permitir que las corporaciones inviertan en proyectos de energía renovable en países en desarrollo que les permitirían reclamar los recortes resultantes en los gases de efecto invernadero contra sus propios objetivos climáticos. Esas llamadas iniciativas de compensación de carbono son vistas con escepticismo por muchos científicos y activistas del clima, quienes las ven como simplemente permitir que las empresas continúen contaminando.

Antes de dirigirse a la reunión, Biden tiene previsto reunirse con el presidente Abdel Fattah el-Sisi de Egipto y se espera que plantee el caso de Alaa Abd El Fattah, un disidente egipcio cuya huelga de hambre en prisión se cernía sobre la cumbre. Abd El Fattah había dicho que dejaría de beber agua el domingo pasado, al comienzo de la cumbre COP27. Representantes de grupos no gubernamentales han amenazado con retirarse de la conferencia si muere.

Los manifestantes, que son un pilar en las cumbres climáticas de la ONU, han estado silenciados durante toda la semana en esta reunión debido a las estrictas restricciones impuestas por el gobierno de Sisi. Pero el viernes por la mañana, unas 100 personas de Fridays for Future, un movimiento climático organizado y liderado por jóvenes, así como manifestantes que instaban a una dieta vegana y activistas que se oponen a la extracción de petróleo y gas en África, dieron a conocer su presencia dentro del área en la cumbre que está bajo el control de las Naciones Unidas.

Este viernes es el punto medio de la cumbre de dos semanas.