Internacional

Lo arrestan por leer conspiraciones de QAnon; tenía prohibido usar internet

Doug Jensen, quien participó en el motín del Capitolio de EU, irá de nuevo a la cárcel, tras romper una regla que le habían impuesto cuando obtuvo su libertad

Agencias

jueves, 02 septiembre 2021 | 19:37

El simpatizante de QAnon, quien persiguió al oficial Eugene Goodman cerca del Senado durante la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos fue enviado de nuevo a la cárcel este jueves, debido a que violó la regla de su liberación al entrar en línea para tener acceso a teorías de la conspiración acerca de la elección del 2020, publicó CNN.

Este inusual giro de eventos significa que Doug Jensen de Iowa irá de nuevo a la cárcel, siete semanas después que fue liberado. Fue arrestado poco después de la insurrección del 6 de enero y fue mantenido encarcelado hasta el mes de julio, cuando un juez federal le dio oportunidad de estar en su casa bajo estrictas condiciones.

Esas condiciones incluyeron la prohibición de usar el Internet --- para mantener alejado a Jensen de la conspiración de QAnon, que anteriormente admitió ante los investigadores que fue la razón por la que irrumpió en el Capitolio.

Sin embargo, el mes pasado cuando los oficiales de la corte le hicieron una visita no anunciada para revisar lo que estaba haciendo Jensen en su casa, lo encontraron en su garaje, usando un teléfono celular para ver un noticiero de derecha.

De acuerdo a los documentos de la corte, Jensen admitió ante los oficiales de la corte que también usó el teléfono para ver un simposium lleno de ideas conspiradoras realizado por el director general de MyPillow, Mike Lindell, un simpatizante fiel del ex presidente Donald Trump quien en repetidas ocasiones ha hecho ridículas afirmaciones y teorías caóticas acerca de que países extranjeros cambiaron millones de votos para robarle la elección a Trump.

El juez de Distrito Timothy Kelly comentó este jueves en una audiencia de la corte que liberó a Jensen en el mes de julio porque él aseguró que “le había dado vuelta a la página” y negó las teorías de conspiración.