Internacional

Luchan por reducción laboral en Chile

El presidente Sebastián Piñera también tiene una iniciativa de ley que reduce las horas de trabajo, pero opositores dicen que no es consistente

Reforma

martes, 03 septiembre 2019 | 18:38

Chile.- El Presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció su intención de impedir que el proyecto del Partido Comunista (PC) de reducir la jornada laboral a 40 horas se convierta en ley, después de que avanzase su trámite legislativo en la Cámara de Diputados.

  "Todo lo que tiene que ver con gasto público es una iniciativa exclusiva del Presidente, no pueden los parlamentarios crearla, imagínese cómo sería el desorden", expresó Piñera.

  El proyecto del PC, que busca reducir la jornada laboral semanal de 45 a 40 horas, fue propuesto en el Congreso el 8 de marzo de 2017 por la diputada Camila Vallejo, aprobado el pasado 24 de julio en sus términos generales por la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y en lo particular este martes por esa misma comisión.

  La iniciativa pasará ahora a discusión en el pleno de la Cámara de Diputados y de ser aprobada pasaría al Senado.

  Tras aprobarse el proyecto del PC, el Ministro de Trabajo de Chile, Nicolás Monckeberg, dijo el Gobierno recurriría al Tribunal Constitucional, ya que consideraban que la iniciativa iba contra las normas básicas de la constitución.

 El objetivo es que este organismo determine que los diputados no puedan seguir adelante con la iniciativa, bajo el argumento de que no tienen esas atribuciones.

  Ante estas reacciones, la diputada Vallejo declaró que el Gobierno intenta sistemáticamente vetar cambios legislativos que no le gustan.

  "Lo van a hacer, ya lo anunciaron, no nos extraña, no nos sorprende, esa ha sido la actitud autoritaria y obstinada del poder Ejecutivo", expresó Vallejo, quien agregó que le hubiese gustado que Gobierno se hubiese sumado a iniciativa y hubiesen trabajado en conjunto.

  En paralelo a la iniciativa del PC se desarrolla el proyecto de ley de reforma laboral presentado por el Ejecutivo en mayo de este año, el cual estipula una jornada semanal promedio de 41 horas.

  El PC ha centrado sus esfuerzos en explicar que, a diferencia de su proyecto, las 41 horas semanales que propone el Gobierno lo son en promedio y que, por tanto, los trabajadores no van a tener garantizadas un máximo de 41 horas a la semana, sino que puede haber semanas que trabajen más de 45 horas a la semana para compensar otras en las que trabajen menos.

  Desde el Gobierno se defiende que su proyecto respecta la Constitución y que flexibilidad a personas y empresas.