Internacional

Marchan en LA por asesinato de joven hispano

Manifestantes volvieron a tomar las calles de LA para condenar la muerte de un joven de origen salvadoreño a manos de agentes del condado

Reforma

Reforma

domingo, 21 junio 2020 | 18:22

Los Ángeles, EU.- Las calles de Los Ángeles se volvieron a llenar este domingo de protestas en contra del abuso policial a causa de la muerte de un joven hispano de 18 años quien fue baleado por alguaciles de la ciudad la noche del jueves. 

Andrés Guardado -quien se desempeñaba como guardia de seguridad en un taller mecánico- fue abatido en las inmediaciones del lugar donde trabajada. Según las autoridades metropolitanas, la investigación para determinar lo ocurrido sigue en proceso.

Cientos de manifestantes de la comunidad hispana y afroamericana marcharon al grito de "el pueblo unido jamás será vencido", al tiempo que mostraron carteles con consignas en contra del abuso sistémico de las fuerzas del orden en contra de grupos minoritarios y vulnerados en la Unión Americana.

Varios líderes de los colectivos sociales an exigido una indagación sobre las acciones de los oficiales del Departamento del Alguacil de Los Ángeles, mismas que derivaron en la muerte del joven de raíces salvadoreñas.

Por su parte, las congresistas Nanette Díaz Barragán y Maxine Waters emitieron una declaración conjunta en la que instaron al fiscal general de California, Xavier Becerra, que profundice en el asunto a fin de esclarecer lo que pasó.

"Andrés Guardado es el último joven de color asesinado por disparos de la Policía. Le dispararon por la espalda. Los agentes involucrados no usaban cámaras corporales", redactaron en su comunicado las legisladoras federales.

"Exigimos respuestas y pedimos una investigación independiente sobre esta trágica muerte. Debe haber total transparencia".

Durante una conferencia de prensa que tuvo lugar el sábado, el Departamento del Alguacil del Condado de Los Ángeles -el cual ha sido señalado por el asesinato de Guardado- enunció que el joven no vestía un uniforme que lo identificara como guardia de seguridad al momento de su muerte y aseguró que la investigación seguía en curso.

La familia de Guardado, inmigrantes provenientes de El Salvador, manifestaron que el arma recuperada en el lugar de los hechos no pertenecía al joven y demandaron una aproximación independente.