Internacional

Mayoría de republicanos no han reconocido la victoria de Biden

Funcionarios permanecieron en silencio ante las afirmaciones infundadas de Trump de que le habían robado las elecciones

The New York Times / El representante de California Kevin McCarthy

The New York Times

lunes, 09 noviembre 2020 | 08:29

Washington.El presidente electo Joseph R. Biden Jr. se preparó ayer, domingo, para comenzar a construir su administración, incluso cuando los líderes republicanos y decenas de legisladores del partido se abstuvieron de reconocer su victoria por aparente solicitud del presidente Trump, quien continuó negándose a ceder.

Con Biden fuera del ojo público al recibir felicitaciones de los líderes de todo el mundo, su equipo centró su atención en una transición que entrará en acción este mismo lunes, con el lanzamiento de un grupo de trabajo sobre el coronavirus y rápidos movimientos para comenzar a reunir su equipo.

Pero más de 24 horas después de que se declarara su elección, la gran mayoría de los republicanos se negaron a ofrecer las habituales declaraciones de buena voluntad para el vencedor que han sido estándar después de las contiendas presidenciales estadounidenses, ya que Trump desafió los resultados y prometió seguir adelante con juicios arriesgados para intentar revertirlos.

Si bien algunas figuras republicanas prominentes, incluido el único expresidente vivo del partido, George W. Bush, llamaron a Biden para desearle lo mejor, la mayoría de los funcionarios electos permanecieron en silencio ante las afirmaciones infundadas de Trump de que le habían robado las elecciones.

El silencio de los republicanos sugiere que, incluso en la derrota, Trump mantiene un poderoso control sobre su partido y sus líderes electos, quienes han pasado cuatro años abrazándolo con fuerza o trabajando silenciosamente para evitar ofenderlo a él o a su base leal. Para muchos republicanos prominentes, la renuencia del presidente a aceptar los resultados de las elecciones creó un dilema, haciendo que incluso la expresión más superficial de apoyo a Biden pareciera una ruptura vehemente con Trump.