Internacional

Muere en prisión Robert Durst, millonario asesino serial de EU

En septiembre, fue declarado culpable de homicidio y condenado a cadena perpetua

The New York Times

The New York Times

lunes, 10 enero 2022 | 15:30

Nueva York.- Robert A. Durst, descendiente de una dinastía de bienes raíces de Nueva York, cuya vida se disolvió en una calamidad de sospechas sobre la desaparición sin resolver de su primera esposa, el asesinato estilo ejecución de un viejo confidente y el asesinato y desmembramiento de un vecino anciano, murió la madrugada de este lunes como prisionero en Stockton, California. Tenía 78 años.

Su abogado, Chip Lewis, confirmó su muerte, en el Hospital General de San Joaquín, donde se había llevado a Durst para que lo examinaran. Luego sufrió un paro cardíaco y no pudo ser revivido, dijo Lewis. Durst había estado cumpliendo cadena perpetua en el Centro de Atención Médica de California por el asesinato de su confidente Susan Berman.

Fue condenado por el asesinato en septiembre pasado y poco después dio positivo por Covid-19 y se le colocó brevemente un ventilador. Lewis dijo que el virus había empeorado una serie de problemas médicos ya existentes.

En una historia hecha para los tabloides de los supermercados, Durst, un hombre pequeño y delgado, era un fugitivo de la justicia que se vestía como travestí y tenía 100 millones de dólares en activos. Huyendo, se convirtió en un vagabundo que orinaba en público, a veces disfrazándose de mujer muda. Golpeó a su esposa y la obligó a abortar; decapitó a un hombre que había matado mientras estaba sentado en un charco de sangre, y una vez escribió una nota, diciéndole a la policía de Los Ángeles dónde encontrar a una mujer que había recibido un disparo en la cabeza. Angustiado y solo en un baño, sin saberlo, confesó todos los asesinatos en una grabación en vivo utilizada en una miniserie de HBO de 2015 sobre sí mismo.

Durante cuatro décadas, se sospechó que Durst había matado a tres personas: su esposa, Kathleen Durst, quien desapareció el 31 de enero de 1982 después de una pelea en su casa en South Salem, Nueva York, y nunca más se la volvió a ver; su amiga Susan Berman, quien recibió un disparo en su casa de Benedict Canyon en Los Ángeles en 2000; y Morris Black, un vecino que recibió un disparo en el apartamento de Durst en Galveston, Texas, en 2001.

En cada muerte, los investigadores encontraron circunstancias que apuntaban a Durst como el perpetrador.