Internacional

Mujer vende a uno de sus gemelos en 104 dólares para poder alimentar al otro

Aunque no quería dejar a su hijo, cedió al oír llorar de hambre a sus hijos constantemente

Tomada de Internet

Agencias

viernes, 10 diciembre 2021 | 15:06

En medio de una crisis alimentaria agravada por el regreso de los talibanes, una mujer afgana se vio obligada a vender a uno de sus gemelos recién nacidos para obtener dinero para alimentar al otro.

La mujer de 40 años le entregó a su bebé a una pareja sin hijos a cambio de $104 con los que esperaba comprar suficiente comida para que su familia pudiera subsistir otros seis meses.

La sequía obligó a la mujer y su esposo a abandonar su granja a inicios de año y mudarse a una ciudad cercana, donde su esposo y su segundo hijo mayor trabajaban como jornaleros antes de la toma de posesión de los talibanes en agosto que colapsó la economía e hizo que el trabajo se agotara.

Save the Children descubrió la difícil situación de esta familia.

La mujer, de la provincia norteña de Jawzjan, explicó que había dado a luz a los gemelos, un niño y una niña, hace unos cuatro o cinco meses, poco después de dejar su granja.

La madre explicó que toda la ropa de los bebés es de segunda mano y donada por los lugareños. 

El plan de la mujer era quedarse con los dos bebés, pero apenas pudo conseguir comida suficiente para solo uno de ellos, por lo general pan y, a veces, leche en polvo.

El dinero es insuficiente. Su esposo, de 45 años, trabaja como obrero, pero solo hay suficientes trabajos para un día de cada cinco, y el salario diario, alrededor de un dólar, solo alcanza para dos días de comida.

La mujer añadió que su segundo hijo mayor trabaja en el mercado cercano empujando carritos que los dueños de los puestos usan para llevar sus productos. Pero debido a que es joven, los propietarios a menudo prefieren usar niños más fuertes y con frecuencia también se queda sin trabajo. 

Con los bebés llorando constantemente de hambre, la mujer detalló que una pareja sin hijos le ofreció $ 104 dólares para llevarse a su hijo recién nacido.

Aunque al inicio se negó, después de varios días de ver al niño llorar sin nada para comer, decidió que regalarlo era la mejor opción para mantenerlo a él y al resto de sus hijos.

“Fue difícil. Más difícil de lo que puedas imaginar. Entregué a mi hijo por la indigencia … No podía cuidarlo y no podía pagar nada”. Expresó la mujer. 

La madre indicó que con el dinero de la venta de su hijo, su esposo compró arroz, aceite y harina. “Necesitamos ayuda, tenemos hambre y somos pobres”, agregó el marido de la mujer.

Save the Children también supo de un segundo caso en el que su familia presionó a otra madre de gemelos para que dejara morir a uno de ellos porque sufría de desnutrición, pero ella se negó a renunciar a la niña.

Los mellizos de 18 meses de la mujer están enfermos y débiles, enfrentando una desnutrición severa con un clima cada vez más frío.

“Mi hijo y mi hija lloraron toda la noche porque tenían hambre. No tenemos nada en mi casa. No tenemos comida, no tenemos harina, no tenemos nada”, explicó.

Save the Children estima que 3,2 millones de jóvenes afganos se enfrentarán a la desnutrición aguda antes de que termine el invierno.

“Es absolutamente desgarrador que algunas familias afganas estén siendo empujadas a medidas tan extremas y desesperadas para poder sobrevivir y alimentar a sus otros hijos, expresó Nora Hassanien, directora interina de país en Afganistán, “Ningún padre debería tener que tomar la decisión imposible de renunciar a un hijo”.

La ONU advierte ahora que más de la mitad de la población de Afganistán se enfrenta a la hambruna este invierno, un problema agravado por el hecho de que muchas agencias de ayuda huyeron del país cuando el gobierno colapsó y la ayuda internacional se agotó.