PUBLICIDAD

Internacional

Niega texano a comprometerse antes de debate presidencial

Impidieron números anémicos de las encuestas subir al escenario del debate

The Texas Tribune / Will Hurd, republicano por Helotes

The Texas Tribune

miércoles, 23 agosto 2023 | 20:43

Washington- El ex representante de EU Will Hurd no se clasificó para el primer debate presidencial republicano de ayer miércoles, mientras el texano sigue luchando por ganar impulso.

Los resultados de Hurd en una serie de encuestas no cumplieron los requisitos para participar en el debate. Pero también se negó a comprometer su apoyo al eventual candidato republicano, otro requisito previo.

Hurd ha sido durante mucho tiempo un crítico declarado del expresidente Donald Trump, el favorito republicano que dijo en su plataforma de redes sociales que no participará en el debate.

“He dicho desde el primer día de mi candidatura que no firmaré un juramento de sangre a Donald Trump”, dijo Hurd en un comunicado el martes. “La mayor diferencia entre mí y cada uno de los candidatos que estarán en el escenario del debate en Milwaukee es que nunca doblé la rodilla ante Trump”.

Hurd, ex representante de un distrito fronterizo que se presenta como moderado, reconoció desde el principio que era un “candidato tapado” en unas primarias repletas de conservadores de renombre.

Para participar en el debate del miércoles en Milwaukee, los candidatos deben contar con el apoyo de al menos el 1% de los participantes en una serie de encuestas clasificatorias desde el 1 de julio, tener al menos 40 mil donantes únicos y comprometerse a apoyar al nominado republicano.

Hurd criticó las normas por arbitrarias, poco claras e incoherentes.

“El Comité Nacional Republicano (RNC) descartó las encuestas que incluían a independientes y demócratas dispuestos a votar a un republicano”, dijo. “Si el Partido Republicano (GOP) está buscando hacer crecer nuestro electorado y vencer a Joe Biden, entonces será mejor que tengamos una comprensión clara de lo que califica como un probable votante republicano”.

El escenario del debate ayer miércoles contó con el gobernador de Florida Ron DeSantis, el ex vicepresidente Mike Pence, el senador Tim Scott, la ex gobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley y otros cuatro que cumplieron con los requisitos de participación establecidos por el Comité Nacional Republicano.

Hurd es el único tejano con experiencia en cargos electos que ha anunciado formalmente una campaña para la Casa Blanca. Otros posibles aspirantes, como el senador Ted Cruz y el gobernador Greg Abbott, han dejado que las especulaciones se desvanezcan y se han centrado en sus cargos actuales. El empresario y pastor del área de Dallas Ryan Binkley también anunció su candidatura la pasada primavera.

Hurd estuvo a punto de alcanzar el umbral del debate, tuiteando el pasado jueves que había alcanzado el requisito de donantes.

También esperaba que el RNC reconsiderara el compromiso de lealtad, dada la negativa de Trump a firmarlo.

“Pueden pasar muchas cosas en los próximos 10 días, y por eso quiero poder forzar esa conversación y ver qué pasa”, dijo Hurd en una entrevista en CNN el 13 de agosto. “Y si Donald Trump no participa, ¿qué va a hacer el RNC? Así que hay muchas variables en juego”.

Hurd se mantiene muy por detrás de Trump, que ha mantenido un firme control sobre su partido a pesar de las acusaciones penales en cuatro casos. Entre los votantes republicanos, Trump se mantiene constantemente por encima del 50%, según un agregado de encuestas de FiveThirtyEight. Hurd, por su parte, no ha superado el 0.3%.

Pero Hurd proyectó confianza en las semanas previas al debate, implorando a los votantes durante las entrevistas a donar $1 para ayudarle a alcanzar el umbral de donantes. Señaló su competitiva carrera de 2014 por el Distrito 23 del Congreso, que ganó por poco más de 2 puntos porcentuales contra el representante demócrata en funciones Pete Gallego, como prueba de que podría ser un candidato viable.

“Cualquiera que piense que estas son probabilidades abrumadoras, les diría que no estoy de acuerdo con ellos. Nadie pensó que un republicano afroamericano podría ganar en un distrito con un 72% de latinos a 820 millas (1319 kilómetros) de la frontera”, dijo Hurd en la entrevista con la CBS. “Pero ocurrió, porque me presenté en lugares en los que la gente no esperaba que estuviera”.

Hurd entró en la carrera presidencial en junio como una alternativa moderada a los principales aspirantes republicanos, apoyándose en su experiencia en seguridad nacional como agente encubierto de la CIA durante 10 años antes de presentarse al Congreso. También destacó por su bipartidismo en el Congreso, en particular con un viaje en coche retransmitido en directo con el representante demócrata Beto O'Rourke desde Texas a Washington en 2017.

En una de sus encuestas de calificación, el 8% de los encuestados que se identifican como demócratas o independientes dijeron que tenían una opinión favorable de Hurd, mientras que el 7% de los republicanos dijeron lo mismo. Esa encuesta se realizó el mes pasado en Nuevo Hampshire, donde Hurd ha estado haciendo una agresiva campaña antes de las primarias del estado.

Hurd sostiene que su apoyo aumentará en las elecciones generales, y el mes pasado declaró a NPR que los republicanos han puesto en primer plano a los “marginados lunáticos”, pero esa estrategia no refleja a la mayoría de los votantes.

“Sólo el 23% de los estadounidenses vota en primarias. El otro 77% -parte de ellos- dice: 'Estamos hartos de todo el mundo. Todos son una panda de imbéciles', y no se les habla de sus problemas”, declaró a NPR.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD