Internacional

'No quiero que vuelva a pasar', declara ante Congreso niña que sobrevivió a masacre

'Pude haber perdido a mi bebé. Ella no es la misma niña con la que solía jugar', dijo entre lágrimas y sollozos el padre de Miah Cerrillo

Associated Press

The New York Times

miércoles, 08 junio 2022 | 11:27

Washington.- Miah Cerrillo, una estudiante de cuarto grado en Uvalde, Texas, que se untó la sangre de un compañero de clase muerto para evitar ser atacada por el pistolero que mató a 19 estudiantes y dos maestros en su salón de clases, describió el ataque de pesadilla en un video reproducido ante miembros de Congreso este miércoles.

Miah, de 11 años, estuvo entre varias personas que testificaron en la audiencia sobre violencia armada. En el video pregrabado, dijo que estaba viendo una película con sus compañeros de clase cuando uno de sus maestros recibió un correo electrónico y luego se movió para cerrar la puerta. La maestra les había dicho a los estudiantes: “Escóndanse”, dijo, y se escondieron detrás de las mochilas y el escritorio de su maestra.

“Le disparó a mi amiga que estaba a mi lado”, dijo Miah. “Y pensé que volvería a la habitación”.

Tomó sangre de su amiga y se la frotó para que pareciera muerta, y luego llamó al 911 desde el teléfono de su maestra, preguntando por la policía.

“Dije que necesitábamos ayuda”, dijo.

En el video, se le preguntó qué quería conseguir del tiroteo masivo.

“Seguridad”, dijo a los miembros del Congreso. Sacudió la cabeza cuando le preguntaron si se sentía segura en la escuela. “No quiero que vuelva a suceder”.

Su padre, Miguel Cerrillo, testificó brevemente en Washington y dijo que Miah había cambiado desde el tiroteo. Abogó por algún tipo de cambio para proteger a los niños en las escuelas.

“Vine porque podría haber perdido a mi bebé”, dijo Cerrillo entre lágrimas y sollozos. “Y ella no es la misma niña con la que solía jugar, correr y hacer todo, porque era la niña de papá”.

“Ojalá algo cambiara”, dijo. “No solo para nuestros hijos, sino para todos los niños del mundo, porque las escuelas ya no son seguras”.