Internacional

Nombra Áñez nuevo mando militar

Jeanine Áñez atendió una ceremonia con miembros de las Fuerzas Armadas

Reforma

miércoles, 13 noviembre 2019 | 17:34

Ciudad de México.- Un día después de proclamarse Presidenta en Bolivia, Jeanine Áñez tomó este miércoles la decisión de nombrar un Alto Mando Militar en periodo de transición, como primera medida al día siguiente de asumir el cargo.

  Áñez dio posesión hoy al general del Ejército Carlos Orellana como comandante de las Fuerzas Armadas, en un acto realizado en el Palacio de Gobierno de La Paz, donde desde agosto del año pasado no se realizan actos oficiales.

  El acto de juramento se enmarcó en un protocolo en el que se repuso un crucifijo y dos cirios junto a la Constitución de Bolivia, a pesar de que en ella se establece de que el Estado boliviano es laico.

  "Convoco ahora a una transición pacífica y democrática (para) revocar las condiciones que nos habían convertido en un país totalitario", señaló Áñez en declaraciones a la prensa desde la casa de Gobierno.

Mientras Áñez hablaba, legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS) -el partido de Morales- intentaban ingresar al Congreso para pedir su renuncia, pero las fuerzas de seguridad lo impidieron.

  La Mandataria provisional, que acusó a Morales de "golpista" y de haber realizado un "fraude descarado" en las elecciones de octubre, dijo que tiene la intención de llamar a elecciones en el tiempo más breve posible, sin dar fecha.

  Como parte del cambio de protocolo, Áñez inició su gestión el miércoles en el "Palacio Quemado", como se conoce al histórico edificio presidencial situado en el centro de La Paz, frente a la Plaza Murillo, que Morales había dejado de usar por considerarlo un símbolo del viejo poder.

  Al lado, a los funcionarios que trabajaban en la anterior gestión no les permitieron el ingreso al moderno edificio de Gobierno construido por Morales.

  Áñez es cuestionada por los partidarios de Morales porque la Asamblea Legislativa en la que asumió no reunió el quórum necesario debido a la ausencia de los legisladores leales al ex Presidente, que el lunes dejó el país para asilarse en México.

  Con la asunción de Áñez, la Oposición a Morales pretende cubrir el vacío de poder que quedó tras su renuncia, la de su vicepresidente y las de los titulares de ambas cámaras del Congreso.

  También asumieron la dirección del Ejército el general Iván Patricio Rioja, de la Fuerza Aérea Boliviana el general Ciro Orlando Álvarez Armada y de la Armada Boliviana el contraalmirante Moisés Orlando Mejía Heredia.

  Áñez se autoproclamó Presidenta el martes, después de que Evo Morales renunciara el domingo ante una recomendación de los militares, debido a un informe de la OEA en el que se denunciaban graves irregularidades en los comicios del 20 de octubre, en los que fue reelegido para un cuarto mandato

  Al momento de asumir esa responsabilidad, el nuevo comandante de las Fuerzas Armadas, Carlos Orellana, llamó a la calma a toda la población de Bolivia.

  En las últimas jornadas varios grupos, principalmente los que han rechazado la renuncia de Evo Morales, se han visto envueltos en algunos actos en los que se han destruido dependencias públicas y privadas.

  Esos enfrentamientos se produjeron ciudades como La Paz, El Alto y Cochabamba entre partidarios y detractores de Morales y durante todo el conflicto se reportaron ocho muertos y 508 heridos.

  Durante su alocución, el comandante saliente, Williams Kaliman, recalcó que las decisiones que asumió durante el periodo de crisis, así como la sugerencia de la renuncia de Morales, se enmarcaron en la Constitución.

  Al mando de Kaliman los militares decidieron salir a las calles en la noche del pasado lunes, al pedirles apoyo la Policía por verse desbordada frente a grupos armados en una ola de violencia desatada en el país tras anunciar Evo Morales su renuncia.