Internacional

Noruega está construyendo el túnel para barcos más grande del mundo

El primer túnel marítimo del mundo bajo una montaña vivirá en Noruega, estará en los Fiordos y viene para resolver un problema de navegación marítima del que ya sabían incluso sus primeros pobladores. Conoce este coloso de la excavación

Agencias

miércoles, 30 diciembre 2020 | 19:59

Parece que ni los vikingos se atrevían a cruzar estas aguas por su peligrosidad, pero ahora la tecnología y la innovación han encontrado la solución para que buques y cruceros puedan surcarlas con seguridad.

Y es que el Gobierno de Noruega ha aprobado un colosal proyecto de ingeniería para  construir el primer túnel marítimo del mundo bajo las montañas de Stad, una pequeña península bañada por el mar de Noruega, y caracterizada por la velocidad del viento y su clima severo. Existen excavaciones subterráneas en otros lugares del mundo que facilitan la navegación de embarcaciones, como en el Canal de Midi de Francia, pero el de Noruega será el primero en permitir el paso a grandes barcos de hasta 16,000 toneladas.

Las cifras son ambiciosas en todos los sentidos no solo por el coste de la obra, estimado en casi 300 millones de euros, sino porque supondrá la retirada de unos ocho millones de toneladas de roca. Estas dejarán su espacio a un magnífico túnel de 1,7 kilómetros de largo, 50 metros de alto y 36 de ancho.

Lo habitual para estos casos es construir canales abiertos en su parte superior, pero en este caso, las dimensiones de la montaña de más de 335 metros de altura es lo que ha llevado a los equipos técnicos a decantarse por la planificación de un túnel cubierto. Cuando comience la construcción, los operarios comenzarán a perforar por ambos lados de la montaña, con umbrales de protección para evitar que el agua entre, hasta encontrarse en el centro.

                                        

Los extremos del túnel estarán protegidos con bloques de hormigón y parachoques de goma para posibles choques de los barcos, y se establecerán rigurosas normas de seguridad en las distancias permitidas entre barcos para evitar riesgos de colisión.

El túnel excavado en el corazón de esta península rocosa del noroeste del país, permitirá a los cruceros, a los buques de carga y a los barcos más pequeños tomar un atajo subterráneo seguro, y evitar los fuertes vientos y las agua del mar de Stadhavet, unas de las más traicioneras de los Fiordos noruegos.

Aún habrá que esperar hasta 2023 para asistir a su apertura y disfrutar de este ambicioso pasillo subterráneo, pero la Administración de Costas de Noruega (NCA) afirma que a partir de ese momento aproximadamente 100 buques de carga y de pasajeros podrán navegar cada día a través de esta nueva senda marina.

Parece que desde finales del siglo XIX marineros y pescadores venían pidiendo una solución como esta para resolver el problema de seguridad, unas duras condiciones marítimas que ya conocían sus primeros pobladores. Gracias a la tecnología y a la innovación esta demanda por fin se va a hacer realidad.

Fuente: www.excelsior.coml.mx