Internacional

Nuevos documentos revelan detalles sobre papel de Pompeo en Ucrania

Permitió la campaña de presión ucraniana en el centro de los procedimientos de juicio político

The New York Times

The New York Times

domingo, 24 noviembre 2019 | 19:52

Washington— Los correos electrónicos y documentos internos del Departamento de Estado publicados el viernes por la noche implican aún más al Secretario de Estado Mike Pompeo en una campaña organizada este año por el presidente Trump y su abogado personal Rudolph W. Giuliani para presionar a Ucrania por favores políticos.

Los correos electrónicos indican que Pompeo habló al menos dos veces por teléfono con Giuliani en marzo cuando Giuliani instaba a Ucrania a investigar a los rivales de Trump e intentaba expulsar a una respetada embajadora estadounidense en Ucrania, Marie L. Yovanovitch, quien había estado promoviendo esfuerzos anticorrupción en el país. 

Pompeo ordenó el retiro de Yovanovitch al mes siguiente. Una llamada entre Giuliani y Pompeo se organizó bajo las indicaciones del asistente personal de Trump, según sugieren los documentos.

Los documentos también muestran que el Departamento de Estado envió a miembros del Congreso una respuesta deliberadamente engañosa sobre la partida de Yovanovitch después de que preguntaran sobre la presión a la que fue sometida. Como parte del esfuerzo por expulsarla, Giuliani y sus asociados alentaron a los medios de comunicación favorables al presidente a divulgar reclamos sin fundamento sobre la deslealtad de Yovanovitch hacia Trump.

Los documentos y testimonios recientes en la investigación del Congreso de juicio político vinculan a Pompeo estrechamente a los esfuerzos realizados por Trump y Giuliani para persuadir al gobierno de Ucrania a que anunciara que emprendería investigaciones que podrían ayudar a Trump de manera política. 

Esto incluye investigaciones en torno a la familia del ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr. un candidato presidencial demócrata, y afirmaciones infundadas de que funcionarios ucranianos trabajaron para interferir en las elecciones presidenciales del 2016.