Internacional

Ordena China ejercicios militares cerca de Taiwán por visita de Pelosi

El Ejército chino dijo que a partir de esta noche comenzará a realizar ensayos navales y aéreos con munición real en aguas territoriales de la isla

The New York Times

The New York Times

martes, 02 agosto 2022 | 17:49

Beijing.- Poco después de que el avión de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, aterrizara en Taiwán, el ejército de China dijo que realizaría simulacros que parecen infringir las aguas territoriales de Taiwán, preparando el escenario para un nuevo enfrentamiento potencial sobre la isla autónoma entre China y Estados Unidos.

Beijing anunció planes para seis zonas que rodean a Taiwán, donde dijo que llevaría a cabo ejercicios militares con fuego real del jueves al domingo, y algunas de las áreas se superponen con las aguas territoriales de la isla, según un comunicado publicado por Xinhua, la agencia estatal de noticias de China. Se advirtió a los barcos y aviones que no traspasaran esas áreas por "razones de seguridad", dijo el comunicado.

En una declaración separada, el Ejército Popular de Liberación de China dijo que a partir de esta noche comenzará a realizar una serie de ejercicios navales y aéreos conjuntos en las aguas y el espacio aéreo al norte, suroeste y sureste de Taiwán, según una declaración en línea atribuida a El coronel Shi Yi, portavoz del Comando del Teatro del Este de China.

Esos ejercicios incluirían "disparos en vivo de largo alcance en el Estrecho de Taiwán" y "pruebas de fuego guiadas regulares en las aguas del este" frente a Taiwán, según el comunicado. El momento deja abierta la posibilidad de que los simulacros puedan comenzar mientras Pelosi, la presidenta de la Cámara, todavía se encuentra en Taiwán.

Declaraciones separadas publicadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Defensa de China poco después de la llegada de Pelosi a Taiwán enmarcaron las acciones militares como necesarias para “defender resueltamente la soberanía nacional y la integridad territorial”.

Song Zhongping, un analista militar chino independiente, dijo que los dos anuncios se referían a un solo simulacro. Dijo que los preparativos comenzarían este martes, pero que los ejercicios con fuego real se llevarían a cabo de jueves a domingo.

“La lucha del Ejército Popular de Liberación con Taiwán se intensificará en frecuencia y escalará para hacer frente a las provocaciones del gobierno de Estados Unidos”, dijo, y agregó que los simulacros que cruzan la línea media que divide las aguas entre Taiwán y China podrán volverse más frecuentes.

Los simulacros planificados probablemente serían la muestra más asertiva del poder militar chino en la región desde la crisis del Estrecho de Taiwán de 1995 y 1996, cuando China disparó misiles para intimidar a la isla y el presidente Bill Clinton ordenó que portaaviones ingresaran al área.

Los analistas dijeron que los simulacros en las seis zonas bloquearían efectivamente el acceso a las rutas de navegación comercial y los puertos taiwaneses.

Si bien Taiwán y Estados Unidos decidirán si responderán a las acciones de China y cómo lo harán, la preocupación es que la situación en rápido cambio podría conducir a un encuentro accidental que podría salirse de control.

“Los ejercicios militares chinos que se avecinan ejercerían una gran presión sobre el ejército taiwanés”, dijo Chieh Chung, analista de seguridad de la Fundación de Política Nacional en Taipei. “Si ocurre un accidente leve, es probable que la poca confianza entre ambos lados del estrecho y la falta de experiencia en el manejo de crisis aumenten las tensiones y tengan consecuencias irreversibles”.

Los ejercicios militares parecen ser parte de una serie de contramedidas chinas tomadas en respuesta a la visita de Nancy Pelosi a Taiwán. Este martes, antes de su llegada, China prohibió los envíos de más de 100 exportadores de alimentos taiwaneses, un aparente intento de aumentar la presión económica en la isla.

China ha buscado cada vez más aprovechar su estatus como el mayor socio comercial de Taiwán, y se ha movido varias veces para restringir el acceso de la isla a su vasto mercado de consumo en los últimos años mediante la prohibición de productos que van desde la piña hasta el mero.