Internacional

Países ricos acaparan suministros para lucha contra Covid-19

América Latina y África no encuentran suficientes materiales para detectar el coronavirus porque EU y Europa los están gastando en exceso

The New York Times

The New York Times

jueves, 09 abril 2020 | 11:18

Nueva York.- Cajas de máscaras arrebatadas de aviones de carga en el aeropuerto. Países que pagan el triple del precio de mercado para superar a otros. Acusaciones de "piratería moderna" contra gobiernos que intentan asegurar suministros médicos para su propia gente.

Mientras que países como Estados Unidos y la Unión Europea compiten para adquirir equipo médico escaso para combatir el coronavirus, también está surgiendo otra división preocupante, con los países más pobres perdiendo contra los más ricos en la lucha global por cubrebocas y materiales de prueba.

Los fabricantes han dicho a funcionarios en África y América Latina que los pedidos de equipos de pruebas no se podrán cumplir durante meses, porque la cadena de suministro está en crisis y casi todo lo que producen se va a América o Europa. Todos los países informan fuertes aumentos de precios, desde equipos de prueba hasta cubrebocas.

La enorme demanda mundial de cubrebocas, junto con las nuevas distorsiones en el mercado, ha obligado a algunos países en desarrollo a recurrir a UNICEF para obtener ayuda. Etleva Kadilli, que supervisa los suministros en la agencia, dijo que estaba tratando de comprar 240 millones de cubrebocas para ayudar a 100 países, pero que hasta ahora solo había logrado obtener alrededor de 28 millones.

En África, América Latina y partes de Asia, muchos países ya están en desventaja, con sistemas de salud que carecen de fondos suficientes, son frágiles y a menudo carecen de equipos necesarios. Hasta ahora, el mundo en desarrollo ha reportado muchos menos casos y muertes por coronavirus, pero muchos expertos temen que la pandemia pueda ser especialmente devastadora para los países más pobres.

Para estos países precisamente, la doctora Boehme dijo que la competencia por los recursos es una "catástrofe global", ya que una cadena de suministro, alguna vez coherente, se ha convertido en un ejercicio de chantaje. Los líderes de "todos los países" están llamando personalmente a los directores ejecutivos de manufactura para exigir el acceso a suministros vitales. Algunos gobiernos incluso han ofrecido enviar aviones privados.

Son pocos los que criticarían a un gobierno por cuidar de los suyos, pero los expertos en salud creen que debería ser de interés para todos ayudar a los países más pobres a obtener los suministros que necesitan.