Internacional

Permitirá Bangladesh pena de muerte para violadores condenados

El país ha vivido semanas de protestas contra la violencia sexual

CNN

Agencias

martes, 13 octubre 2020 | 09:04

Bangladesh está lista para permitir la pena de muerte para los violadores convictos después de semanas de protestas por la violencia sexual en el país, informó CNN.

El gabinete de Bangladesh aprobó este pasado lunes una enmienda que cambia el castigo máximo para violadores convictos de cadena perpetua a muerte, según la agencia de noticias estatal Bangladesh Sangbad Sangstha (BSS).

La nueva disposición entrará en vigor una vez que la firme el presidente de Bangladesh, Abdul Hamid. El paso se considera una formalidad.

"Seguramente la ley disuadirá tales crímenes notorios mientras que simultáneamente haremos todos los esfuerzos posibles para acelerar el proceso de juicio de los casos de violación en los tribunales correspondientes", dijo el ministro de Derecho, Anisul Huq.

El gobierno de Bangladesh ha recibido llamadas para hacer más para prevenir la violencia sexual en medio de la indignación nacional por un video viral de un grupo de hombres atacando y agrediendo sexualmente a una mujer en el sur del país.

"Las mujeres bangladesíes ya se han cansado del abyecto fracaso del gobierno para abordar las repetidas violaciones y agresiones sexuales", dijo Meenakshi Ganguly, directora para Asia del Sur de Human Rights Watch, en un comunicado la semana pasada.

"El gobierno de Bangladesh necesita finalmente cumplir sus promesas vacías y prestar atención a los llamados de los activistas para tomar medidas significativas para combatir la violencia sexual y apoyar a las sobrevivientes".

Al menos 975 mujeres y niñas fueron violadas en los primeros nueve meses de 2020 en Bangladesh, según Ain o Salish Kendra, una organización de derechos humanos y asistencia legal de Bangladesh con sede en la capital, Dhaka.

Es poco probable que el nuevo castigo se aplique ampliamente; Según Human Rights Watch, Bangladesh tiene una tasa de condenas extremadamente baja por violación y las víctimas se enfrentan a innumerables dificultades para denunciar delitos sexuales y emprender acciones legales contra presuntos atacantes.