Internacional

Pide Francisco año de paz, esperanza y solidaridad

Previo a rezo del Ángelus, el Papa Francisco pidió paz, esperanza y solidaridad ante la pandemia y tras la llegada del nuevo año 2021

Reforma

Reforma

viernes, 01 enero 2021 | 08:02

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco pidió este viernes paz, esperanza y concordia en 2021 para que las sociedades destierren la indiferencia, el egoísmo y la cultura del descarte.

  "Los dolorosos eventos que han marcado el camino de la humanidad el año pasado, especialmente la pandemia, nos enseñan lo necesario que es interesarse por los problemas de los otros y compartir sus preocupaciones", dijo Francisco desde la biblioteca del Palacio Apostólico y momentos antes del rezo del Ángelus.

  Francisco, quien no ha presidido las misas de fin de año y de Año Nuevo en el Vaticano por un problema de ciática, ofreció unas palabras y rezó el Ángelus con los fieles que le escucharon a través de internet.

 "En el umbral de este comienzo, dirijo a todos mi cordial deseo de un feliz y sereno 2021. Que sea un año de fraterna solidaridad y de paz para todos; un año cargado de confiada espera y de esperanzas", dijo.

  El Papa pidió fraternidad en las sociedades para que todas las personas ayuden a los otros, les den palabras de consuelo, ternura y solidaridad si lo necesitan.

  "La paz se puede construir si empezamos a estar en paz con nosotros mismos y con quien tenemos cerca, quitando los obstáculos que nos impiden cuidar de quienes se encuentran en necesidad y en la indigencia. Se trata de desarrollar una mentalidad y una cultura del cuidado, para derrotar la indiferencia, el descarte y la rivalidad, que lamentablemente prevalecen", argumentó.

  "La paz no es solo ausencia de guerra, sino vida rica de sentido, configurada y vivida en la realización personal y en el compartir fraterno con los otros. Entonces esa paz tan ansiada y puesta siempre en peligro por la violencia, el egoísmo y la maldad, se convierte en posible y realizable", añadió.

  Finalmente deseó que reine la paz en el corazón de los hombres y en las familias, en los lugares de trabajo, y en las comunidades y en las naciones.

  Tras el rezo del Ángelus, mandó un mensaje de aliento a la población de Yemen y de Nigeria para que en esos países reine la concordia.