PUBLICIDAD

Internacional

Podría Trump aprovechar temas legales no resueltos para resistirse al citatorio del panel del 6 de enero

Es probable que sus abogados utilicen una serie de argumentos y procedimientos constitucionales sobre la razón por la que una corte le permitiría no testificar

The New York Times

The New York Times

sábado, 22 octubre 2022 | 21:17

Washington.— Si el ex presidente Donald J. Trump decide luchar contra el citatorio que el viernes le envió el Comité de la Cámara que investiga sus intentos para anular la elección del 2020, es probable que sus abogados utilicen una serie de argumentos y procedimientos constitucionales sobre la razón por la que una corte le permitiría que no testificara.

En el sentido más básico, cualquier argumento legal que busque que Trump se deshaga de ese problema necesitaría únicamente ser lo suficientemente sólido para generar dos meses y medio de litigios.

Si los republicanos consiguen los escaños suficientes en las elecciones de medio término para dominar la Cámara en el mes de enero, como sugieren los sondeos que sería probable, están totalmente ciertos en que cancelarían el comité del 6 de enero, una medida que podría invalidar el citatorio.

Los temas presentados por ese extraordinario citatorio, que el panel anunció en una audiencia de la semana pasada, son demasiado complejos para ser resueltos definitivamente antes de un posible cambio de poder en la Cámara, comentó Mark J. Rozell, profesor de la Universidad George Mason y autor del libro “El Privilegio Ejecutivo: El Poder Presidencial, Secrecía y Responsabilidad”.

“Nos encontramos en una zona gris constitucional en donde no existe una guía clara sobre qué es lo que podría suceder exactamente”, dijo Rozell.

“Eso le da al ex presidente cierta ventaja para presentar varios argumentos legales creativos y finalmente retrasar el proceso hasta que deje de ser importante”.

Varios ex presidentes han testificado voluntariamente ante el Congreso, incluyendo a Theodore Roosevelt, William Howard Taft, Herbert Hoover, Harry S. Truman y Gerald Ford.

Sin embargo no existe ningún precedente en la Suprema Corte que diga si el Congreso tiene el poder de hacer que los ex presidentes testifiquen en contra de su voluntad acerca de sus acciones durante su mandato.

Sin embargo, a diferencia de Nixon en 1974, Trump es actualmente un ex presidente, y su reclamo del privilegio ejecutivo podría ser más débil.

El actual mandatario, el presidente Biden, quien tiene una mayor autoridad para invocar o ratificar el privilegio ejecutivo, no lo apoyaría.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD