Internacional

Politizaron la tragedia: NRA; defienden la segunda enmienda

La Asociación Nacional del Rifle advirtió a Trump que una reforma al respecto le haría perder votos

Agencias
domingo, 11 agosto 2019 | 07:16
Agencias

Washington.- El debate sobre el control de armas en Estados Unidos alcanzó al Congreso y podría debilitar las aspiraciones de reelección del presidente Donald Trump, pues la Asociación Nacional de Rifle (NRA) endureció su postura en contra.

La NRA aseveró que, desafortunadamente, los candidatos presidenciales politizaron las tragedias de El Paso y Dayton, ocurridas la semana pasada y que dejaron 31 muertos, para demonizar a la asociación.

De acuerdo con el diario The Washington Post, la NRA advirtió al presidente Donald Trump que perdería apoyo entre los votantes republicanos y en su propia asociación si va adelante con más controles en la venta de armas.

El viernes, el Presidente estadunidense puso sobre la mesa el control de armas y propuso que se revisen los antecedentes penales y de salud mental a los compradores.

“Una lección rápida para los políticos y activistas contra las armas de fuego que quieren destruir la Segunda Enmienda: al hacer que las personas buenas estén indefensas, no hará que las personas malas sean inofensivas. #2A”, aseveró la NRA en su cuenta oficial de Twitter.

De acuerdo con el diario USA Today y varios medios estadunidenses más, el mandatario y el vicepresidente y director ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, se comunicaron por teléfono varias veces entre el miércoles y el jueves sobre el endurecimiento de la revisión de antecedentes.

En 18 tuits, la NRA refrendó su inamovible posición, llamó a identificar la raíz del problema, repitió que aquellos que puedan dañarse a sí o a otros no deben acceder a armas, pero tras la evidencia debida, para no dañar los derechos de alguien.

La NRA recordó a los políticos que buscan una reforma en el acceso a armamento que sus miembros han invertido fuertes cantidades en sus campañas políticas. En la de Trump, en 2016, erogó 55 millones de dólares.

Por su parte, Amnistía Internacional emitió una alerta de viaje a EU por una “violencia rampante” que incluye tiroteos en lugares públicos.