Internacional

Presionó Trump para separar familias en frontera

Reporte interno de Gobierno de EU halló que líderes presionaron política de detención de migrantes pese alertas de separación de familias

Reforma

Reforma

jueves, 14 enero 2021 | 15:41

Wark, EU.- Los líderes del Departamento de Justicia del Presidente Donald Trump sabían en 2018 que su política de "tolerancia cero" en la frontera resultaría en separación de familias, pero presionaron para implementarla incluso anque otras agencias se abrumaban de migrantes, halló un reporte interno del Gobierno publicado este jueves. 

El reporte del inspector general para el Departamento de Justicia encontró que el liderazgo falló en prepararse para implementar la política y en manejar las consecuencias.

  La política de tolerancia cero del Presidente Trump resultó en más de 3 mil separaciones de familias migrantes y causó un duradero daño emocional a niños que fueron separados de sus padres en la frontera.

 Líderes en todo el mundo, grupos religiosos, así como legisladores estadounidenses, han condenado la política y considerado que era cruel.

  El ex fiscal general Jeff Sessions, junto con otros líderes políticos en la Administración Trump, buscaban frenar de tajo la inmigración.

  La política de tolerancia cero significaba que cualquier adulto que fuera detenido cruzando la frontera sin papeles sería juzgado por entrar ilegalmente a EU.

  Como los niños no pueden ser retenidos en prisiones con sus parientes, las familias fueron separadas y los menores fueron puestos en custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que se encarga de los menores no acompañados en la frontera.

 La medida fue un desastre colosal; no había un sistema para reunificar a los niños con sus familias. El reporte halló que la implementación llevó a una pérdida de fondos por 227 millones de dólares.

 De acuerdo con el documento, los líderes del departamento minimizaron qué tan difícil sería implementar la política y no informaron a los fiscales locales y a otros de que los niños serían separados.

 También fallaron en comprender que los menores estarían separados de sus familias más que unas pocas horas, y cuando esto se descubrió, presionaron más.

  La política empezó el 6 de abril de 2018 bajo una orden ejecutiva que fue emitida sin alertar a otras agencias federales que tendrían que adoptar medidas para atender el decreto. Se suspendió el 20 de junio de 2018.

 El reporte interno informó también que jueces, grupos de activismo e incluso fiscales federales manifestaron preocupaciones por la política, pero Sessions y otros políticos creyeron erróneamente que las detenciones en la frontera no resultarían en separaciones prolongadas e ignoraron la dificultad para reunir a las familias.

  De acuerdo con documentos judiciales, unos 600 padres que fueron separados de sus hijos bajo esta política aún no han sido reunidos con sus hijos.