Internacional

Prevén ucranianos en Mariúpol 'últimas horas' de vida

El Gobierno de Kiev acusó a Rusia de usar bombas antibúnker para hacer que los ucranianos salieran a la superficie

Reforma

miércoles, 20 abril 2022 | 12:51

Donetsk, Ucrania.- Un comandante de la Marina ucraniana dijo este miércoles que sus fuerzas y cientos de civiles atrincherados en una planta siderúrgica en la ciudad portuaria de Mariúpol sólo tienen días, o quizás horas, de vida. 

El Gobierno de Kiev acusó a Rusia de usar bombas antibúnker para hacer que los ucranianos salieran a la superficie y funcionarios dijeron hoy que un hospital improvisado cerca de la fábrica fue bombardeado durante la noche, lo que dejó a cientos atrapados bajo los escombros.

Rusia dijo esta semana una vez más que los soldados ucranianos debían rendirse si no querían ser asesinados, pero los ucranianos prometieron luchar hasta "la última gota de sangre".

En una serie de videos, llamadas telefónicas y mensajes en redes sociales, las fuerzas ucranianas suplicaron apoyo internacional para ayudarlos a luchar o que se les concediera un paso seguro bajo la supervisión de un tercero.

"Probablemente nos enfrentamos a nuestros últimos días, si no horas", dijo Serhiy Volyna, comandante de la 36 Brigada de Infantería de Marina, desde la sitiada fábrica de acero de Azovstal . "Apelamos y suplicamos a todos los líderes mundiales que nos ayuden".

En el video publicado en Facebook, Volyna dijo que las fuerzas ucranianas eran superadas en número 10 a uno.

Si bien es difícil saber cuántas personas hay en los refugios subterráneos, Volyna dijo que había unas 500 personas heridas y que "cientos de civiles, incluidos mujeres y niños" se estaban quedando sin alimentos ni agua.

Dos soldados en la planta siderúrgica dijeron a The New York Times que las fuerzas rusas estaban bombardeando las instalaciones con todo lo que tenían.

La ciudad alrededor de la planta ahora está arrasada. Se desconoce el número de muertos, pero el Gobierno ucraniano estima que hay más de 20 mil fallecidos. En la una vez próspera ciudad industrial aún viven unas 120 mil personas, según funcionarios locales.

El Gobierno ucraniano dijo que llegó a un acuerdo con los rusos para permitir que mujeres, niños y ancianos abandonaran la ciudad a partir de las 14:00 horas del miércoles. Sin embargo, los acuerdos anteriores se han derrumbado y los funcionarios advirtieron que la situación podría cambiar rápidamente. No estaba claro si alguien que se refugiara en la fábrica de acero podría escapar.

El Vicealcalde de Mariúpol, Sergei Orlov, le dijo a la BBC el miércoles que la mayoría de los civiles que se resguardaron en la planta siderúrgica lo hicieron después de que sus casas fueran destruidas o porque tenían familiares trabajando en el complejo.

Serhiy Taruta, ex gobernador de la región de Donetsk y originario de Mariúpol, dijo que las fuerzas rusas habían lanzado una bomba en un hospital.

"Hay alrededor de 300 personas bajo los escombros, incluidos niños", dijo. Su afirmación, publicada en redes sociales, no pudo ser verificada de forma independiente.

Pero Sviatoslav Palamar, un comandante militar dentro de la planta siderúrgica, hizo eco de las mismas.

"Estamos sacando gente de los escombros" , dijo a Radio Liberty .