Internacional

Prohíben a Trump terminar el censo antes de tiempo

El fallo se dio cuando en la Oficina del Censo creían que terminar el recuento temprano pondría en grave peligro su precisión

Associated Press / Un trabajador del censo de Estados Unidos

The New York Times

viernes, 25 septiembre 2020 | 17:13

Washington— Una jueza federal prohibió este viernes a la administración Trump finalizar el censo de 2020 con un mes de anticipación, el último giro en años de guerra política y legal sobre quizás el conteo de población más controvertido en un siglo.

En el Tribunal de Distrito de Estados Unidos, para el Distrito Norte de California, la jueza Lucy H. Koh emitió una orden judicial preliminar que impedía a la administración terminar el conteo antes del 30 de septiembre, un mes antes de la fecha de finalización programada para el 31 de octubre. También prohibió a los funcionarios entregar datos de población completos a la Casa Blanca el 31 de diciembre en lugar de la fecha de entrega de abril de 2021, que se había establecido anteriormente.

La jueza había suspendido temporalmente la finalización anticipada del conteo del censo el 5 de septiembre en espera de una audiencia celebrada el pasado martes.

El fallo se produjo después de que la evidencia presentada esta semana mostrara que los principales funcionarios de la Oficina del Censo creían que terminar el recuento temprano pondría en grave peligro su precisión.

En un correo electrónico de julio, el jefe de operaciones de campo del censo, Timothy P. Olson Jr., dijo que era "ridículo" pensar que un conteo de población reducido tendría éxito. Un segundo documento interno redactado a finales de julio decía que un censo abreviado tendría "fallas de datos fatales que son inaceptables para una actividad nacional ordenada constitucionalmente".

La administración ordenó la aceleración de todos modos. Los críticos dijeron de inmediato que conduciría a una drástica falta de recuentos, particularmente en áreas de bajos ingresos y comunidades afroamericanas, que tienen menos probabilidades de responder al censo.

La administración Trump había argumentado que necesitaba terminar la realización del censo temprano para comenzar a procesar los datos de población estado por estado o perdería la fecha límite legal del 31 de diciembre para enviar cifras de población al presidente Trump.

Eso fue ampliamente visto como un esfuerzo para garantizar que Trump controlara las cifras del censo que se utilizarán el próximo año para reasignar escaños en la Cámara de Representantes.