Internacional

Promueve Greg Abbott los esfuerzos de Texas para construir un muro fronterizo

El gobernador dio a conocer que se construyeron casi 900 pies de una nueva barrera en terrenos del estado

Associated Press / Greg Abbott, gobernador de Texas

The Texas Tribune

martes, 21 diciembre 2021 | 21:47

El sábado, el gobernador Greg Abbott dio a conocer que casi 900 pies de una nueva barrera fronteriza fueron construidos en terrenos que son propiedad del estado cerca del Río Grande, en el Condado Starr, seis meses después de que prometió que terminaría lo que inició el presidente Donald Trump.

Se trata de la primera sección de lo que se espera sea un tramo de casi 2 millas de muro, que le siguió a una serie de intentos a menor escala que hizo el estado para impedir el paso a los inmigrantes con cercos de malla metálica, una fila de contenedores que usan los barcos y hasta un bote para bloquear el río.

Sin embargo, después de que la administración Trump se las arregló durante cuatro años para construir sólo unas 21 millas de la nueva barrera fronteriza en la frontera de mil 254 millas entre Texas y México, y reemplazó 34 millas de una antigua barrera, el estado no ha dado a conocer públicamente información básica acerca de los planes de construcción del muro de Abbott.

Texas ha asignado 1.05 mmdd a las barreras fronterizas pero no ha revelado en dónde planea construirlas, cuánto costará cada milla ni cómo solucionará el desafío de adquirir suficientes terrenos privados para cumplir el compromiso de Abbott.

“Vamos a gastar todo lo necesario para construir el mayor tramo de muro que podamos”, dijo Abbott en su conferencia de prensa del sábado en el Condado Starr.

Para tal proyecto de alto perfil que será financiado con recursos públicos, el muro de Texas es inusualmente secreto, comentó Scott Amey, asesor general del Proyecto del Supervisión Gubernamental, un grupo de vigilancia con sede en Washington, D.C.

Amey comentó que tal información fue publicada en línea cuando el gobierno federal estuvo construyendo las barreras fronterizas.

“No estoy seguro que haya una justificación válida para no dar a conocer la información”, comentó Amey. “no parece que fuera un gran secreto cuando el gobierno federal estaba construyendo el muro”.

La oficina de Abbott refirió las preguntas a la Comisión de Instalaciones de Texas, la agencia estatal que supervisa el proyecto del muro fronterizo.

La barrera que está siendo erigida en el Condado Starr ofrece un primer vistazo a la manera en que el estado llevará a cabo el proyecto del muro de Abbott. En noviembre, la Comisión de Instalaciones otorgó un contrato por 162 millones de dólares a Posillico Civil Inc., con sede en Nueva York, para construir 8 millas de barreras fronterizas, incluyendo un tramo de 1.7 millas en el Condado Starr que la Comisión de Instalaciones dijo que costará 34.5 millones de dólares.

Eso representa más de 20 millones de dólares por milla. Comparativamente, la construcción del muro fronterizo de la administración Trump estuvo en un rango de 6 a 34 millones de dólares por milla, de acuerdo a un análisis de Texas Tribune.

Abbott ha dicho que 733 millas de la frontera entre Texas y México podrían necesitar algún tipo de barrera. Unas 1 mil millas no las tienen. Los 1.05 billones de dólares que el estado destinó a la construcción --- la mayoría proviene de dinero de los contribuyentes, incluye 54 millones de donaciones privadas, hasta el 13 de diciembre --- Texas podría construir más de 52 millas de barrera fronteriza a ese precio por milla.

A diferencia de la frontera de California, Arizona o Nuevo México, que está mayormente en terrenos federales, la mayoría de la frontera entre Texas y México son predios privados. De acuerdo a un reporte del 2020 de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, a la administración Trump le tomó de 21 a 30 meses decomisar terrenos privados en el sur de Texas para la construcción del muro.

El reporte dijo que una comparable adquisición de tierras en otras partes del país tomó un año.

Texas necesitará una gran cantidad de terrenos privados para construir el muro de Abbott. El gobernador ha dicho que funcionarios estatales están en pláticas con los dueños de predios a lo largo de la frontera que están dispuestos a donarlos para que el estado pueda construir barreras en su propiedad.

El estado maneja 497 mil 075 acres de terreno en las 25 millas de la frontera, comentó Matt Atwood, portavoz del comisionado de Tierras de Texas, George P. Bush, quien demandó a la administración Biden por detener la construcción del muro fronterizo en el sur de Texas.

En el Condado Starr, Posillico Civil planea construir 1.2 millas adicionales en propiedad privada enseguida del tramo de 1.7 millas, pero no ha llegado a un acuerdo con los dueños, comentó Francoise Luca, portavoz de la Comisión de Instalaciones. La ubicación de las restantes 5.1 millas descritas en el contrato de Posillico no han sido determinadas, dijo Luca.

Durante la reunión de la Comisión de Instalaciones de Texas el mes pasado, John Raff, subdirector ejecutivo, comentó que la agencia ha encontrado 23 dueños que estarían dispuestos a que el muro fronterizo sea construido en sus propiedades. Aunque no dijo en dónde están esos terrenos o cuántas millas de barreras podrían ser construidos en esos tramos.

La Comisión no ha dicho cuándo planea otorgar contratos adicionales para construir otras partes del muro ni cuánto valdrán los contratos. 

“El trabajo está en marcha y no hay costos finales”, dijo Luca. “Los factores que podrían impactar el costo pueden incluir el terreno, tierras inundables, vías navegables, condiciones debajo de la superficie, materiales y servidumbres de paso, por nombrar algunos”.

Agregó que las ubicaciones de las barreras fronterizas dependen de lo que el Departamento de Seguridad Pública de Texas determine que son las áreas de más alta prioridad.

Charles Tiefer, profesor de Leyes de Contratación Gubernamental en la Universidad de Baltimore, comentó que existe mucha oposición al muro fronterizo de los ambientalistas y grupos que están a favor de los derechos de los inmigrantes, así que, Texas podría no dar a conocer los detalles acerca del proyecto para evitar una mala publicidad y demandas.

“El hecho que el gobierno de Texas se rehúse a proporcionar al público la ruta de los terrenos está retrasando y suprimiendo demandas de las organizaciones ambientalistas que no pueden demandar si no saben en dónde estará el muro”, dijo.