Internacional

Propietarios de armas en EU enfrentan epidemia de suicidios

Según estadísticas nacionales de salud, 24 mil 432 estadounidenses usaron armas para suicidarse en 2018

The New York Times

The New York Times

martes, 17 noviembre 2020 | 11:53

Spokane.- Shanna Torp nunca se ha sentido incómoda con las armas. Su padre, un camionero jubilado, tenía una pistola en la cabina cuando estaba en la carretera. Cuando la señora Torp, una cobradora de deudas de Post Falls, Idaho, va de campamento, toma un rifle para protegerse de los pumas y los osos.

Pero cuando su madre murió después de una cirugía cardíaca, su padre de 80 años se desanimó, dijo Torp a los trabajadores de prevención de suicidios en una feria de armas aquí el otoño pasado. Ha habido varios suicidios en Post Falls, dijo. Añadió intencionadamente: "Y Post Falls tiene bastantes armas".

Torp tiene motivos para preocuparse. La violencia con armas de fuego mata a unos 40 mil estadounidenses cada año, pero si bien la atención pública se ha centrado en tiroteos masivos, asesinatos y muertes accidentales con armas de fuego, estos representan poco más de un tercio de las muertes por armas de fuego en el país. La mayoría de las muertes por armas de fuego son suicidios, y poco más de la mitad de los suicidios involucran armas de fuego.

Según las estadísticas nacionales de salud, 24 mil 432 estadounidenses usaron armas para suicidarse en 2018, en comparación con los 19 mil 392 en 2010.

Las personas que se suicidan de esta manera suelen ser las que tienen fácil acceso a las armas de fuego: los propietarios de armas y sus familiares. Los dueños de armas no son más suicidas que las personas que no poseen armas, pero los intentos con armas tienen más probabilidades de ser fatales.

Ahora, casi un año después de que comenzara la pandemia de coronavirus, que desencadenó una ola de dislocación económica y desesperación, los expertos se están preparando para un aumento en los suicidios. Las ventas de armas han aumentado de manera constante desde marzo y, dado que los cierres destinados a contener el virus han alterado vidas y han llevado al aislamiento social, los estudios han demostrado un aumento de la ansiedad y la ideación suicida.

“Mucha gente está luchando en este momento”, dijo Jennifer Stuber, profesora asociada de trabajo social que ayudó a fundar el centro Forefront Suicide Prevention de la Universidad de Washington. "Los indicadores son de que una tormenta perfecta está a punto de golpear".

Señaló que las personas que compran armas para protegerse de los disturbios civiles y un posible aumento de la delincuencia "en realidad pueden estar incurriendo en un mayor riesgo potencial en términos de daño que puede llegar a su familia".