Internacional

Protesta Líbano por impuesto a WhatsApp

Cientos de personas protestan en Líbano contra medidas económicas del Gobierno, entre ellas un impuesto a las llamadas vía WhatsApp

Reforma

Reforma

viernes, 18 octubre 2019 | 14:19

Ciudad de México.- Cientos de personas protestan en Líbano contra las medidas económicas que tomó el Gobierno para afrontar la crisis del país, entre ellas un impuesto a las llamadas vía WhatsApp.

Al menos dos personas han muerto en poco más de 24 horas de manifestaciones y se reportan decenas de heridos.

La "revolución del WhatsApp", como denominan en Líbano a las protestas que comenzaron el jueves por la noche (hora local) contra medidas económicas y corrupción, siguió hoy en Beirut y otras ciudades del país.

El Primer Ministro, Saad Hariri, dio un plazo de 72 horas a sus opositores para que respalden su programa de reformas en medio de protestas crecientes ante la crisis económica que se agrava en el país.

"Cualquiera que sea la solución, ya no tenemos tiempo y yo personalmente me doy poco tiempo para que nuestros socios de Gobierno den una respuesta explícita sobre la solución o tendré otras palabras y el plazo es muy corto, es decir, 72 horas", dijo en un mensaje en televisión nacional.

"(La respuesta debe ser) explícita, concreta y final, que me convenza a mí, a los libaneses, a la comunidad internacional y a todos los que expresan su enfado en la calle hoy".

El Primer Ministro se situó del lado de los manifestantes que ayer comenzaron a manifestarse por todo el país.

"El dolor de los libaneses es verdadero y lo veo y apoyo cualquier movimiento para expresarlo", dijo Hariri.

Las manifestaciones esporádicas han estallado durante meses en Líbano, ya que la crisis económica ha provocado la escasez de dólares y ha amenazado las pensiones, incluso de los soldados retirados.

El Gobierno está bajo presión para reducir el gasto, aumentar los impuestos y combatir la corrupción, condiciones requeridas por los donantes internacionales para desbloquear unos 11 mil millones en promesas realizadas en una conferencia en París a principios de 2018.

Pero las medidas están demostrando ser profundamente impopulares entre el público, que culpa ampliamente a la corrupción institucional, el nepotismo y la especulación de los políticos por llevar al gobierno a la bancarrota.

Los últimos disturbios fueron provocados por los planes de imponer una tarifa de 20 centavos de dólar estadounidense en la primera llamada de WhatsApp que los usuarios hacen todos los días.

Lo anterior causó indignación en un país donde los costos de comunicaciones se encuentran entre los menos competitivos de la región y la gente usa ampliamente las aplicaciones de voz de Internet para ahorrar dinero.

WhatsApp, una plataforma de mensajería y voz gratuita, propiedad de Facebook, tiene unos mil 500 millones de usuarios en todo el mundo.

El jueves, el Gobierno también discutió una propuesta para un aumento gradual del impuesto al valor agregado, actualmente en 11 por ciento, y nuevos gravámenes a la gasolina.

Pero el Ministro de Finanzas, Ali Hasan Khalil, insistió en que no se había planeado impuestos adicionales para el presupuesto del próximo año.

Mientras las protestas se extendían a suburbios y provincias, el Ministro de telecomunicaciones, Mohamed Choucair, llamó el jueves a la televisión LBCI para decir que Hariri le había ordenado cancelar el arancel.

Pero la reversión llegó demasiado tarde para apaciguar a la opinión pública.

Paredes de neumáticos en llamas y escombros cortaron efectivamente las vías principales en las entradas norte y sur de Beirut, y las multitudes también se dirigieron hacia el palacio presidencial en Baabda, según mostraron imágenes transmitidas en las estaciones de televisión libanesas.

En el centro de Beirut, los manifestantes arrojaron botellas, bombas de gasolina, barreras de metal y otros proyectiles a la policía antidisturbios, y ocasionalmente se produjo enfrentamientos mientras intentaban romper el cordón de seguridad alrededor de la sede del Gobierno.