Internacional

Proveedores de píldora abortiva buscan maneras para ampliar el acceso

Presionan por regulaciones y leyes para satisfacer la creciente demanda de medicamentos para abortar después de Roe America

The New York Times

The New York Times

sábado, 03 septiembre 2022 | 21:31

Nueva York.— Debido a que en todo el país proliferan prohibiciones y restricciones, los proveedores de píldoras para abortar están presionando las regulaciones y leyes para satisfacer la creciente demanda de medicamentos para abortar después de Roe America.

Algunos están utilizando la discreción de los médicos para prescribir píldoras a pacientes que tienen un embarazo avanzado mayor del límite de las 10 semanas establecido por la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Algunos están logrando que las píldoras estén disponibles para las mujeres que no están embarazadas pero sienten que podrían necesitarlas algún día.

Algunos están empleando la estrategia de “si no pregunto no me contestes”, proporcionando consultas de telemedicina y prescripciones sin verificar que las pacientes estén en estados que permiten el aborto.

Esos cambios están facilitando el acceso a las píldoras para pacientes en estados que han frenado el aborto, y también en estados en donde sigue siendo legal, pero en donde las clínicas tienen mayores tiempos de espera ante el flujo de pacientes de estados restrictivos.

Algunas de las prácticas, como el no confirmar que las pacientes de telemedicina estén localizadas en estados que permiten el aborto, pueden contraponerse con las leyes estatales anti-aborto o caer en un territorio legal no conocido, aunque también podrían estar desafiando a la policía, dijeron expertos de salud reproductiva.

Los que se oponen al aborto criticaron esos esfuerzos, catalogándolos como riesgosos para las mujeres.

Tessa Longbons, investigadora adjunta del Instituto Charlotte Lozier, que es una organización anti-aborto, comentó que el método tiene mayores índices de complicaciones y fallas después de las 10 semanas que “podrían poner a las mujeres en riesgo”.

El proporcionarle píldoras a las mujeres que no están embarazadas provoca el riesgo de que una mujer “pueda tomarla en cualquier momento o alguien a la que no le fue prescrita termine tomándola”.

A las pacientes que tienen algún problema médico, como desórdenes de sangrado, no les pueden prescribir píldoras para abortar. Sin embargo, muchas pacientes que son aptas, la información indica que el medicamento para abortar es seguro y efectivo, un pequeño porcentaje de las pacientes requiere un procedimiento para remover completamente el tejido del embarazo y una proporción más pequeña experimenta graves complicaciones.