Internacional

Reitera Trump negativa a transición pacífica si pierde las elecciones

Repitió afirmaciones infundadas de que la votación sería una gran estafa

The New York Times

The New York Times

viernes, 25 septiembre 2020 | 08:01

Washington— El presidente Trump se negó por segundo día consecutivo a comprometerse con una transición pacífica de poder si perdía las elecciones, repitiendo afirmaciones infundadas de que la votación sería una "gran estafa", incluso cuando los principales republicanos se apresuraron a asegurar al público que su partido respetaría la Constitución.

"Queremos asegurarnos de que la elección sea honesta, y no estoy seguro de que pueda serlo", dijo Trump a los periodistas ayer jueves antes de salir de la Casa Blanca hacia Carolina del Norte.

El presidente redobló su postura pocas horas después de que destacados republicanos dejaran en claro que estaban comprometidos con una transición ordenada del poder, sin reprenderlo directamente. “El ganador de las elecciones del 3 de noviembre será investido el 20 de enero”, escribió Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado, en Twitter ayer temprano. "Habrá una transición ordenada, tal como ha ocurrido cada cuatro años desde 1792".

Los demócratas fueron mucho menos comedidos, compararon los comentarios de Trump con los de un líder autoritario y advirtieron a los estadounidenses que se tomaran en serio su postura.

“No estás en Corea del Norte; no estás en Turquía; usted no está en Rusia, señor presidente, y por cierto, no está en Arabia Saudita”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “Estás en los Estados Unidos de América. Es una democracia, entonces, ¿por qué no intenta por un momento honrar su juramento a la Constitución de los Estados Unidos? "

Chris Edelson, profesor de la American University que ha estudiado la expansión del poder presidencial durante emergencias nacionales, dijo que los comentarios de Trump representaban una amenaza única para un pilar central de la democracia. "Es imposible subrayar lo absolutamente extraordinaria que es esta situación; realmente no hay precedentes en nuestro país", dijo. “Este es un presidente que ha amenazado con encarcelar a sus oponentes políticos. Ahora sugiere que no respetaría los resultados de una elección. Estas son señales de advertencia graves".

Douglas Brinkley, historiador presidencial, dijo: "Esto puede ser lo más dañino que le haya hecho a la democracia estadounidense".