Internacional

Repudia Tucson política de asilo de EU

Gobierno de primera Alcaldesa latina en Tucson repudió el programa de asilo de Trump que obliga a solicitantes a esperar en México

Reforma
miércoles, 04 diciembre 2019 | 09:36
Reforma

Ciudad de México.- El Gobierno de Tucson aprobó este miércoles de forma unánime una proclamación contra el programa Protocolos de Protección del Migrante (MPP), la política federal de Trump conocida como "Permanecer en México". 

La de hoy ha sido la primera medida aprobada por el concilio bajo el mandato de Regina Romero, la primera Alcaldesa latina de Tucson, la segunda ciudad más grande del estado de Arizona.
"Esta medida expresa el repudió que sentimos ante una medida inhumana implementada por la presente Administración (federal)", dijo Romero ante los asistentes a la sesión del Ayuntamiento.
Aseguró que Tucson cuenta con suficientes espacios y albergues para ofrecer a las familias migrantes y, por tanto, no hay necesidad de que sean obligadas a regresar a México a esperar el resultado de sus procesos de asilo, en una ruta que las expone al peligro.
"Albergues como Mariposa, Alitas, han proporcionado un lugar seguro, comida, atención medica, vacunas contra la gripe a todas estas familias que han sido liberadas tras ser procesadas por Inmigración", dijo la Alcaldesa.
Romero es hija de migrantes mexicanos y este martes tomó posesión de su cargo.
Se estima que los albergues en esta ciudad han asistido a cerca de 30 mil migrantes en los últimos años.
La proclama expresa el apoyo de Tucson a las familias migrantes y pide que se suspenda el programa de MPP, que se extendió a la frontera de Arizona a finales del pasado mes de noviembre.
El Gobierno local también pidió que la Administración federal que otorgue los fondos correspondientes para cubrir los esfuerzos de cara a proporcionar asistencia a los solicitantes de asilo.
"Aunque este programa se llama protocolo de protección, no tiene nada de protección", dijo Steve Kozachk, comisionado de Tucson.
Kozachk criticó que la Administración Trump obligue a las familias migrantes a ir a ciudades donde el mismo Gobierno federal ha alertado a sus ciudadanos ante el alto índice de criminalidad.