Internacional

Reunión entre Biden y Putin conlleva ecos históricos

Las relaciones entre las dos naciones se ha desplomado a bajos índices después de la Guerra Fría

Agencias

martes, 15 junio 2021 | 21:49

La reunión de Joe Biden con Vladimir Putin de Rusia este miércoles será una de las cumbres más cruciales de los últimos tiempos, y no sólo porque las relaciones entre las dos naciones --- que juntas poseen el 90 por ciento de las armas nucleares del mundo --- se ha desplomado a bajos índices después de la Guerra Fría, publicó CNN.

Los presidentes se reunirán en Ginebra este miércoles para tener pláticas en las que resonarán ecos históricos de pasadas confrontaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Sus naciones están en una encrucijada estratégica que si no es adecuadamente tratada podría generar una desastrosa escalada en un nuevo campo de batalla --- el ciberespacio.

Las pláticas también representan un ensayo político anticipado para Biden y ejemplifican el desafío que enfrenta una presidencia que está anclada en una lucha para preservar la democracia, que está en peligro tanto en casa como en el extranjero.

Después de todo, el principal objetivo de la política exterior de Putin es fracturar la estabilidad política y el prestigio de Estados Unidos. Está acusado de intervenir en dos elecciones para ayudar al ex presidente Donald Trump  --- que ha sido la principal amenaza interior a la democracia de Estados Unidos.

Biden asistirá a la cumbre en un momento en que múltiples factores están presionando la democracia de Estados Unidos hasta llegar a un punto de inflexión: Las falsas afirmaciones de Trump de que hubo un fraude electoral, los estados republicanos que están tratando de hacer que sea más difícil votar y más fácil el amañar las elecciones, y el que el Partido Republicano se haya rehusado a responsabilizar al ex presidente por la insurrección en el Capitolio.

Biden asegura que el objetivo de la cumbre es poner a prueba si Putin está dispuesto a tener una relación más estable y predecible con Estados Unidos. Si se logra bajar el tono, podría generar un avance en intereses comunes como Siria, Afganistán, el cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán.