Internacional

Rusia pone en la mira región de Moldavia

Un general ruso afirmó que buscan tomar el control de todo el sur y el este de Ucrania, así como de Transnistria, con el argumento de que identificaron ahí “casos de opresión de la población de habla rusa”

Excélsior

sábado, 23 abril 2022 | 06:29

Aporiyia, Ucrania.- Rusia anunció ayer que pretende controlar todo el sur y el este de Ucrania y llegar a Transnistria, una región en Moldavia escindida por fuerzas rusas.

"Uno de los objetivos del ejército ruso es establecer un control total sobre el Donbás y el sur de Ucrania”, declaró Rustam Minnekayev, subcomandante de las fuerzas del distrito militar del centro de Rusia.

El anuncio lo hizo a casi dos meses de una ofensiva que puso a sus tropas en la mira de la ONU por posibles “crímenes de guerra”.

Agregó que, conectando con Transnistria, se establecería “un corredor terrestre” entre los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk, en la región oriental del Donbás, con la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

La conquista del sur de Ucrania permitiría ayudar a los separatistas de la región moldava de Transnistria, “donde también observamos casos de opresión de la población de habla rusa”, afirmó.

El gobierno prooccidental de Moldavia convocó de inmediato al embajador ruso y le expresó su “profunda preocupación” por esas declaraciones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, lanzó la ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero, en nombre de la defensa de la población de habla rusa del este del país.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, le pidió a Putin implementar corredores humanitarios en Mariúpol y otras ciudades de Ucrania.

Tres autobuses con civiles pudieron salir de Mariúpol, pero ayer el corredor humanitario no pudo garantizarse por razones de seguridad.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, lamentó que Rusia no esté respondiendo a los esfuerzos de Ucrania de buscar una salida diplomática para la evacuación de civiles.

Pero Putin aseguró por su lado que los dirigentes europeos apuestan por una solución militar al conflicto.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró que las negociaciones se hallan estancadas.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó que el ejército ruso cometió en Ucrania acciones “que podrían constituir crímenes de guerra”.

"Las fuerzas armadas rusas bombardearon de manera indiscriminada zonas habitadas, mataron a civiles y destruyeron hospitales, escuelas y otras infraestructuras civiles”, declaró Ravina Shamdasani, portavoz de la Alta Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.