Internacional

Se agota un 'vuelo a ninguna parte' de 7 horas en Australia

La reserva se agotó en solo 10 minutos, el vuelo más vendido en la historia de la aerolínea según la emisora pública del país

Agencias

sábado, 19 septiembre 2020 | 22:22

La aerolínea australiana Qantas Airlines volará un “vuelo a ninguna parte” de siete horas que despegará y aterrizará en Sydney, una idea extraña que se basa en la creencia de que las personas que han estado encerradas durante la pandemia solo querrían experimentar los viajes aéreos, incluso si su destino es el mismo aeropuerto de donde partieron. Y, extrañamente, Qantas tenía razón.

Si bien se le llama el “vuelo a ninguna parte”, la ruta de vuelo pasará por lugares escénicos en todo el estado de Nueva Gales del Sur, incluidos Byron Bay, Bondi Beach y Sydney Harbour Bridge. El avión a veces volará a baja altitud, según ABC News de Australia, pero no está claro cuántos paisajes podrán ver los pasajeros durante el viaje, especialmente aquellos con asientos en el pasillo y en el medio.

La reserva se agotó en solo 10 minutos, el vuelo más vendido en la historia de la aerolínea según la emisora pública del país. Ajustado a la moneda estadounidense, el vuelo tiene un precio de 575 dólares para un asiento económico, 1,305 dólares para un asiento económico premium y 2,767 dólares para “clase ejecutivo”, y está programado para el 10 de octubre.Parece que la gente está perdiendo la cabeza para sentir algo cercano a la normalidad nuevamente a medida que el coronavirus surge a nivel mundial y muchas personas luchan con la idea de que podría pasar al menos un año antes de que comiencen las vacunaciones masivas en todo el mundo. A nivel mundial, hemos visto más de 30 millones de casos confirmados de covid-19 y más de 946,000 muertes, según la Universidad Johns Hopkins, cifras que se cree que son mayores debido a la extraña naturaleza de la enfermedad y la prevalencia de portadores asintomáticos.

A Australia le ha ido relativamente bien en general durante la pandemia de coronavirus, con un total de 26,800 casos y 837 muertes. Pero el país experimentó una segunda ola muy dura en julio y agosto que finalmente está disminuyendo. Melbourne, la segunda ciudad más grande del país y el epicentro de la segunda ola, entró en un encierro estricto que pudo reducir los casos diarios de un máximo de 721 el 30 de julio a solo 34 casos ayer.

Todo el estado australiano de Victoria ha soportado más de seis semanas de encierro desde que se impusieron las últimas restricciones el 2 de agosto, que solo permiten que las personas abandonen sus hogares por cuatro razones: ir al trabajo, hacer ejercicio, brindar cuidados y comprar artículos esenciales como comida. Todavía no está claro cuándo el gobierno estatal aliviará esas restricciones.

 

       

Más sobre este tema

                                                       

                                                     Lo Curioso            

           Hachi, el perrito trotamundos que tiene su programa de turismo            

                 

Pero Australia no es el único país que está explorando la idea de “vuelos a ninguna parte”. Según los informes, Singapore Airlines está pensando en hacer lo mismo pronto. Pero como señalan los ambientalistas en Singapur, la idea de volar un avión solo para dar vueltas en el cielo tiene un coste. Los viajes aéreos tienen una enorme huella de carbono y contribuyen al cambio climático de formas muy graves. Los vuelos innecesarios son estúpidos, como mínimo.

Queda por ver cómo las personas en tierra en Sydney podrían reaccionar al ver un avión de pasajeros volando a 4,000 pies cerca de áreas densamente pobladas. Australia no ha experimentado un ataque terrorista doméstico grave en la historia reciente, excluyendo un terrible tiroteo en 1996 que se cobró la vida de 35 personas, pero los australianos saben lo que sucedió el 11 de septiembre de 2001.

Este tipo de vuelos seguramente sorprenderán a algunos a partir del 10 de octubre. Pero si estás en Sydney y ves un avión volando bajo, no te preocupes. Es solo un grupo de bichos raros tratando de sentirse vivos de nuevo, indica Gizmodo.

Fuente: www.elimparcial.com