Internacional

Se declara Castillo ganador de Presidencia de Perú

Aunque aún no acaba conteo oficial de elección, Pedro Castillo aseguró que había ganado la Presidencia de Perú a derechista Keiko Fujimori

Reforma

Reforma

miércoles, 09 junio 2021 | 09:00

Chiclayo, Perú.- El candidato izquierdista a la Presidencia de Perú, Pedro Castillo, indicó que su partido ganó las elecciones del domingo, en lo que fueron sus comentarios más categóricos hasta ahora sobre el resultado de la votación. 

Las autoridades electorales del país, sin embargo, no se han pronunciado sobre los resultados, pues el conteo aún no termina. De acuerdo con el órgano electoral, (ONPE), con el 99.79 por ciento de los votos escrutados, Castillo aventaja a Keiko Fujimori con un 50.2 por ciento frente al 49.8 por ciento de la candidata, una brecha de casi 72 mil votos.

  "De acuerdo al informe de nuestros personeros, nosotros ya tenemos el conteo oficial del partido donde el pueblo se ha impuesto a esta gesta, a la cual saludamos", dijo el martes por la noche Castillo a los seguidores de su partido frente a su sede de Lima.

 Pidió a los partidarios "no caer en la provocación" y dijo que el sector empresarial estaba mostrando su respaldo al partido.

 "Seremos un Gobierno respetuoso de la democracia, de la Constitución actual y haremos un Gobierno con estabilidad financiera y económica", indicó el maestro rural

  "Quiero expresar a nombre del pueblo peruano a las personalidades de diferentes países que hoy en la tarde han venido expresando el saludo al pueblo peruano", agregó en alusión a mensajes de "embajadas y gobiernos de América Latina y de otros países".

  Fujimori ha denunciado algunas irregularidades en el proceso, diciendo que el partido rival tenía una estrategia para "distorsionar o dilatar" los resultados, pero aún no ha aportado pruebas que respalden su afirmación. Las autoridades electorales y observadores han descartado la posibilidad de un fraude.

 Hace cinco años, Fujimori perdió por un margen muy estrecho en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2016 y ha dicho que lamenta no haber solicitado un recuento en ese momento.

  Los mercados peruanos repuntaron el martes después de que Castillo intentara tranquilizar a los inversionistas preocupados por sus políticas económicas. En un comunicado el lunes por la noche, dijo que cumpliría con las obligaciones de deuda pública del país, respetaría la autonomía del banco central y que no habría nacionalizaciones de industrias clave.

 Fujimori no ha explicado qué estrategia podría seguir si llega a impugnar el resultado. Se espera que el tribunal electoral se reúna el miércoles por la tarde.

  Como en las tres últimas elecciones presidenciales en Perú, casi tan ajustadas como la actual, el conteo oficial demora a la espera de los votos de las zonas rurales, selváticas y del exterior, donde están registrados un millón de electores.

 En el exterior, Fujimori consigue hasta ahora el 66.48 por ciento de los sufragios frente al 33.51 por ciento de su rival, con el 89.47 por ciento de estas mesas escrutadas.

  Pero "remontar esa diferencia va a ser muy difícil, deben quedar más votos por contar en Perú que en el extranjero", dijo el analista Hugo Otero.

 El analista alude a que la ONPE todavía debe contabilizar poco menos del 2 de las mesas de sufragio de Perú, la mayoría de zonas remotas que pueden aportar a Castillo más votos que los que faltan del exterior.

 "Creo que Castillo va a ganar, pero hay que esperar hasta que la ONPE dé el resultado oficial", expresó Otero.

 Fujimori, quien está siendo investigada por corrupción e hizo campaña mientras estaba en libertad bajo fianza, ha prometido salvar al país del "comunismo" preservando un modelo económico liberal. También se comprometió a aumentar los pagos en efectivo a familias afectadas por la pandemia de Covid-19, que ha provocado la muerte de más de 187.000 personas, la tasa de mortalidad per cápita más alta del mundo.

 Castillo, por el contrario, se ha comprometido a aumentar los impuestos a las empresas mineras y petroleras para invertir en educación y salud. El candidato culpa por la desigualdad del país a la élite gobernante que, según él, se ha contentado durante mucho tiempo con dirigir Perú desde Lima mientras ignora otras grandes regiones del país.