Internacional

Se declarará culpable Emma Coronel

Está acusada de ayudar a su esposo, 'El Chapo' Guzmán, a administrar su imperio multimillonario

The New York Times

The New York Times

martes, 08 junio 2021 | 16:55

Nueva York— Emma Coronel Aispuro, la esposa de El Chapo Guzmán, se declarará culpable esta semana de los cargos de ayudar a su esposo a administrar su imperio multimillonario y luego, después de uno de sus arrestos, escapar de una prisión mexicana de alta seguridad, según una persona familiarizada con el caso.

En el cargo inicial de conspiración que le imputaron, Coronel enfrentaba de 10 años a cadena perpetua. Pero según su acuerdo con el gobierno, dijo la persona familiarizada con su caso, será designada como "participante mínima" en la conspiración y probablemente sea sentenciada a mucho menos tiempo.

Se espera que Coronel, de 31 años, comparezca el jueves por la mañana en el Tribunal Federal de Distrito en Washington para declararse culpable. Fue detenida en febrero en el Aeropuerto Internacional Dulles, cerca de Washington, luego de una investigación de casi dos años por parte de agentes del orden de Estados Unidos sobre su papel como cómplice de su esposo, cuyo verdadero nombre es Joaquín Guzmán Loera.

Guzmán, exlíder del cartel de la droga de Sinaloa, fue condenado en 2019 en un juicio federal en Brooklyn y ahora cumple cadena perpetua en el llamado Supermax en Colorado, la prisión federal más segura de Estados Unidos.

Coronel, su tercera, o posiblemente cuarta, esposa, permaneció libre incluso después de que un jurado lo declaró culpable, viajando entre Estados Unidos y México hasta su propio arresto.

Cuando fue puesta bajo custodia por el FBI, hubo una intensa especulación sobre si Coronel, quien tiene doble nacionalidad estadounidense y mexicana, buscaría ofrecer al Gobierno información sobre los aliados, parientes y socios comerciales de su esposo a cambio de una sentencia más leve. Pero su acuerdo de culpabilidad con los fiscales en Washington no le exige cooperar con las autoridades estadounidenses, dijo la persona familiarizada con el caso.

Es inusual que las fuerzas del orden persigan a las esposas de los capos de la droga, pero el caso de Coronel, una exreina de belleza cuya familia tiene un pasado histórico en el tráfico de drogas, es atípico.

Los fiscales en el juicio de su esposo ofrecieron pruebas sustanciales de que ella, como muchas de sus amantes, estaba profundamente inmiscuida en su actividad criminal, y a menudo lo ayudaba a enviar mensajes a su propio padre, Inés Coronel Barreras, quien se desempeñó como una de las principales lugartenientes de Guzmán antes de su arresto en México en 2013.

Otros mensajes presentados en el juicio mostraron que Coronel estuvo íntimamente involucrada en ayudar a Guzmán a evadir la captura por parte de las autoridades estadounidenses y mexicanas después de una redada fallida en 2012 en la ciudad turística mexicana de Cabo San Lucas. En algunos de los mensajes, Guzmán le escribió describiéndole cómo había huido de su villa frente al mar justo a tiempo cuando el grupo de asalto irrumpió por la puerta de una casa cercana.

Coronel también fue fundamental para ayudarlo a escapar de la prisión de alta seguridad Altiplano cerca de Toluca, México, en 2015 después de que una coalición de fuerzas del orden público y militares estadounidenses y mexicanos lo rastrearan el año anterior en un hotel de playa en Mazatlán. Los fiscales dicen que Coronel, usando sus privilegios de visita, actuó como emisaria entre su esposo y un equipo de conspiradores, incluido su propio hermano, que planeó la fuga construyendo un túnel de más de un kilómetro de largo en la ducha de su celda.

En 2016, después de que Guzmán fue capturado y devuelto al Altiplano, Coronel trató de ayudarlo a escapar nuevamente, tramando un complot para sobornar al principal funcionario penitenciario de México, según el testimonio en el juicio. Sin embargo, antes de que el plan pudiera llevarse a cabo, Guzmán fue extraditado a Estados Unidos.