Internacional

Se la juega Johnson al cerrar Parlamento

Analistas consideran que el Premier de GB, Boris Johnson, puso en juego su carrera al suspender al Parlamento para impedir que evite Brexit

Reforma

Reforma

viernes, 30 agosto 2019 | 10:20

Londres, Ing.- El Primer Ministro británico Boris Johnson ha puesto en juego su futuro con la propuesta audaz de que puede contrarrestar el intento de detener su plan para el Brexit al suspender a "la madre de todos los parlamentos" durante las semanas cruciales anteriores a la partida el 31 de octubre.

Un Parlamento que no está sesionando no puede abordar asuntos oficiales y por lo tanto no podrá concertar medidas para impedirle consumar un Brexit sin acuerdo que cortaría bruscamente los lazos con la Unión Europea de no haber un acuerdo nuevo para esa fecha.

Johnson tenía plena conciencia de que al pedir a la reina Isabel II que suspenda el Parlamento provocaría aullidos de que está encabezando un golpe de estado antidemocrático.

Pero si es capaz de cumplir su promesa frecuente de salir de la UE el 31 de octubre, se le recordará como el líder que hizo realidad el resultado del referendo de 2016.

"Si resulta, muchos dirán que fue una muestra brillante de teatro y liderazgo político", dijo el historiador Anthony Seldon, de la Universidad de Buckingham. "Y si no, significará probablemente el fin de su mandato".

Johnson apuesta a que el impulso político superará el costo económico, a pesar de las sombrías advertencias de empresarios influyentes y economistas de que una ruptura brusca de los lazos europeos hundirá al país en una recesión prolongada con pérdida de empleos y caída del poder adquisitivo de los consumidores.

Su predecesora Theresa May no estuvo dispuesta a dar ese paso. Llegó varias veces al borde y dio un paso atrás, y logró una extensión del plazo antes que salir sin un acuerdo sobre las futuras disposiciones económicas.

Pero si falla su apuesta, Johnson bien podría encontrarse ante una elección general que pondría en peligro su conducción del Partido Conservador o ante un Parlamento resuelto a bloquear el Brexit e imponer su voluntad en un choque político que ya ha adquirido visos históricos.

Aún en ese caso, dijo Seldon, Johnson podría quedar en buena posición en una elección general porque podría acusar al Parlamento de contrariar la voluntad popular al imposibilitar el Brexit apoyado por la mayoría en el referendo.

Previsiblemente, la decisión del Primer Ministro recibió la condena de los diarios británicos que se oponen enérgicamente a la salida sin acuerdo. El Independent dijo que Johnson emplea medios "tortuosos" para socavar las instituciones democráticas.

"Faltando apenas 63 días para el plazo del 31 de octubre, un Primer Ministro no elegido no rendirá cuentas a los parlamentarios durante cinco semanas. Además de negar a los votantes la Última Palabra, Boris Johnson acalla a sus representantes".

El margen de maniobra de Johnson es muy estrecho. No fue elegido y su partido, que no tiene mayoría en la Cámara de los Comunes, debe confiar en los votos de un pequeño partido de Irlanda del Norte para aprobar sus iniciativas cruciales.

El Brexit provocó la caída de sus dos predecesores, May y David Cameron, y Johnson parece estar resuelto a evitar la misma suerte.

Con la decisión de Johnson de paralizar la activad de la Cámara de los Comunes entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, los opositores de un Brexit sin acuerdo apenas tendrán tiempo hasta el 31 de octubre para debatir y votar un eventual nuevo pacto que permita la salida ordenada del club comunitario.

La maniobra de Johnson ha generado un gran revuelo, ya que tanto la Oposición como miembros del Partido Conservador consideran que se trata de un acto "antidemocrático".

Scott Ainslie, un miembro inglés del Parlamento Europeo con el Partido Verde, dijo que la táctica provocadora de Johnson podría impulsar a la Oposición a encontrar rápidamente la manera de evitar un Brexit sin acuerdo.

"Todos los demás partidos deben organizarse ahora en este momento de inflexión de la historia y unirse para detener este Gobierno desastroso", dijo Ainslie. Dijo que la suspensión del Parlamento es una maniobra "desesperada" que podría representar el "último estertor" del Partido Conservador.

La próxima elección general está prevista para 2022, pero se podría adelantar si Johnson pierde un voto de confianza en el Parlamento o decide convocarla él mismo para tratar de ganar la mayoría.