Internacional

Se vacuna Putin... lejos de las cámaras

El Kremlin informó que el Presidente Vladimir Putin se vacunó, sin presencia de cámaras y sin revelar cuál de las 3 vacunas rusas utilizó

Reforma

Reforma

martes, 23 marzo 2021 | 12:29

Moscú, Rusia.- El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, se vacunó contra el coronavirus y se encuentra bien, dijo el martes la agencia de noticias RIA citando al Kremlin, mientras las autoridades tratan de animar a más rusos a vacunarse.

 El Kremlin había dicho más temprano el martes que había decidido deliberadamente no revelar fotografías del evento y tampoco el nombre de la vacuna de fabricación rusa que Putin decidió aplicarse.

 Las autoridades rusas esperan que la tan esperada decisión del Mandatario de recibir su primera dosis de una vacuna rusa Covid-19 ayude a impulsar la tasa de inoculación del país, que no ha alcanzado los objetivos iniciales.

"Contamos con que el ritmo de la vacunación se acelere", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en una conferencia telefónica, y señaló que se espera que la producción se recupere en las próximas semanas.

 Putin recibió la inyección el martes y se siente bien, dijo Peskov en un mensaje de texto más tarde. "Tiene un día completo de trabajo mañana", agregó.

  "En cuanto a vacunarse frente a la cámara, nunca ha sido un fanático de eso", dijo Peskov en la conferencia telefónica.

 La renuencia del Presidente a recibir las vacunas después de anunciar el inicio de una campaña de vacunación masiva en diciembre ha reflejado el enfoque de muchos rusos, que desconfían de la inoculación del Sputnik V que Putin aclamó como la primera vacuna Covid-19 del mundo aprobada para su uso. Desde entonces, Rusia ha aprobado dos vacunas más desarrolladas en el país.

 Si bien las autoridades esperaban a principios de año brindar una primera oportunidad a más de 20 millones de personas para fines de marzo, solo 6.3 millones, o el 4.3 por ciento de la población, han iniciado el proceso hasta la fecha y Rusia va por detrás de muchos otros países en su tasa de cobertura.

 Putin dijo a los funcionarios esta semana que deben vacunar a casi 70 millones de personas para alcanzar la inmunidad colectiva, un objetivo que pretenden alcanzar este verano.

 El Kremlin inicialmente se negó a decir cuándo o si Putin se vacunaría después de que se aprobara el Sputnik V en agosto, incluso cuando presionó a otros líderes mundiales para que fuera seguro y eficaz contra el Covid-19.

 Putin, de 68 años, dijo a fines del año pasado que estaba esperando que se autorizaran las vacunas contra el coronavirus para las personas de su grupo de edad. Después de que los reguladores lo aprobaran para uso senior, su portavoz dijo el mes pasado que el Presidente estaba esperando porque ya tenía programadas otras vacunas.

 Sputnik V, la vacuna más disponible en Rusia, se ha comercializado activamente en el extranjero incluso en medio de la lenta aceptación en el país. Un estudio revisado por pares publicado en The Lancet mostró que es altamente efectivo contra Covid-19 y más de 50 países han aprobado su uso.

 El Fondo Ruso de Inversión Directa, que respaldó el desarrollo de la vacuna y maneja su implementación internacional, se ha fijado el objetivo de aumentar la producción en el extranjero lo suficiente para abastecer a casi una de cada diez personas en todo el mundo este año.

 Las otras dos vacunas aprobadas de Rusia, producidas por el antiguo laboratorio de armas biológicas Vector y el Centro Científico Federal Chumakov de Moscú, no han completado sus ensayos de seguridad de Fase 3.

 Las nuevas infecciones en Rusia han caído a menos de 10 miol casos por día desde un pico de casi 30 mil a fines de diciembre. La disminución, combinada con la decisión de las autoridades de evitar un bloqueo durante la segunda ola de la epidemia, puede haber fomentado una sensación de complacencia entre algunos rusos sobre la vacunación o no.

 Sin embargo, los funcionarios de salud han dicho que las variantes del virus en Sudáfrica y el Reino Unido se han identificado localmente, lo que genera temores de un posible nuevo aumento en los casos.