Internacional

'Sean hombres': el mensaje de los vendedores de armas a los estadounidenses

La venta de armas se ha disparado, a pesar de que las revisiones de antecedentes aumentaron de 8.5 millones en el 2000 a 38.9 millones el año pasado

The New York Times

The New York Times

domingo, 19 junio 2022 | 05:00

Nueva York.— El pasado mes de noviembre, horas después de que un jurado exoneró a Kyle Rittenhouse de dos muertes ocurridas durante unas protestas antirracistas ocurridas en el 2020, un vendedor de armas en Florida creó una imagen de él portando un rifle de asalto, con el slogan: “Sé hombre entre los hombres”.

Rittenhouse aún no era hombre cuando mató a dos personas e hirió a otra en Kenosha, Wisconsin —tenía 17 años— pero aspiraba a ser uno.

La industria de las armas de fuego, apoyada durante años por grupos de investigación y enfoque, sabe que otros estadounidenses también lo harán.

Las empresas que venden armas han pasado las dos últimas décadas escudriñando su mercado y enfocando su mensaje lejos de la cacería y centrándose en la seguridad personal, así como también en armas estilo militar que sean atractivas a la mayoría de los jóvenes.

Las ventas —basadas en la autodefensa, machismo y un excesivo sentido del temor— han sido sorprendentemente exitosas.

La venta de armas se ha disparado, a pesar de que las revisiones de antecedentes aumentaron de 8.5 millones en el 2000 a 38.9 millones el año pasado.

El número de armas está superando a la población. Las mujeres, impulsadas por su temor al crimen y de ser sorprendidas desprevenidas, son el segmento de compradores que está creciendo más rápido.

Una revisión realizada por The New York Times sobre una investigación acerca del mercado de armas de fuego, junto con cuestiones legales y cabildeo de los grupos que están a favor del derecho a las armas, encontró que detrás del cambio en la cultura sobre las armas está una serie de intereses que comparte un imperativo comercial y político: más armas y un acceso más libre para comprarlas.

Colaborando juntos, los fabricantes de armas, defensores y funcionarios electos han convencido a una gran parte de los estadounidenses de que deberían tener un arma, y están facilitando el camino legal para que puedan lograrlo.

Algunas de las investigaciones son conocidas públicamente, pero al revisar los documentos de la corte y archivos en línea, The Times encontró nueva evidencia sobre cómo las empresas que venden armas explotan la ansiedad y deseos de los estadounidenses.

Utilizando los métodos de la Avenida Madison, la industria de las armas ha diseccionado los atributos del consumidor para encontrar puntos de presión —la autoestima, falta de confianza en otros, temor de perder el control— que son útiles para vender más armas.