Internacional

Sufre AstraZeneca otro revés; afectará a países pobres

Reporte de 'posible vínculo' con casos de coágulos es otro revés para vacuna Covid-19 AstraZeneca y países pobres que esperan el fármaco

Reforma

Reforma

jueves, 08 abril 2021 | 10:59

Ciudad de México.- Reino Unido informó el miércoles que frenará el uso de la vacuna de AstraZeneca en adultos menores de 30 años ante el riesgo de inusuales coágulos sanguíneos, lo que supone un golpe al esfuerzo de decenas de países que dependen de esta vacuna para erradicar la pandemia del nuevo coronavirus en medio de un aumento global en casos. 

Sumando a la inquietud, la Agencia Europea de Medicamentos señaló un "posible vínculo" entre la vacuna y los inusuales coágulos, remarcando que el Covid-19 permanece como la amenaza más grande y que los beneficios de la vacuna superan a los riesgos.

 En conjunto, las decisiones representaron un revés considerable para el fármaco de AstraZeneca, que ha sido visto como el arma principal en la batalla para reducir las muertes en el sur hambriento de vacunas.

 El antídoto contra el coronavirus más ampliamente administrado en el mundo es mucho menos costoso y más fácil de administrar que algunas de las alternativas, lo que impulsa su uso en al menos 111 países, ricos y pobres. AstraZeneca, basada en Reino Unido, ha prometido entregar 3 mil millones de dosis este año, lo suficiente para inocular a 1 de cada 5 personas en el mundo.

  Los británicos de menos de 30 años recibirán otra vacuna si alguna está disponible, con limitadas excepciones, dijeron funcionarios. Hasta ayer, Reino Unido no había vacilado en usar el fármaco de cosecha propia, resistiendo incluso cuando muchos vecinos europeos detuvieron las inyecciones por los inusuales -aunque a veces mortales- coágulos.

  Pero los casos comenzaron a aparecer en Reino Unido también, y desde entonces ha surgido un consenso entre los reguladores globales de que la evidencia apunta a un vínculo plausible, aún inexplicable, entre la vacuna y los coágulos raros.

 En medio de una ola feroz de Covid-19 en Europa, las preocupaciones de seguridad han retrasado las inoculaciones y hundido la confianza en la vacuna. Sin embargo, los efectos más devastadores del miedo por la seguridad, pueden caer aún sobre las naciones más pobres que dependen por completo de la vacuna de AstraZeneca.

  Las preocupaciones han surgido a pesar de que los coágulos son extremadamente raros. Hasta el pasado domingo, dijeron funcionarios, reguladores europeos habían recibido reportes de 169 coágulos en el cerebro y otros 53 eventos de coagulación, a menudo combinados con plaquetas bajas, entre aproximadamente 34 millones de personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca a lo largo de Europa.

 Reino Unido ha comprado suficientes vacunas de varios fabricantes, por lo que el cambio de política sobre AstraZeneca no debería ralentizar significativamente el ritmo de inoculaciones. Camerún y el Congo ya han retrasado las inyecciones con el fármaco de AstraZeneca en medio de una creciente preocupación en Europa. Cualquier duda adicional, creen los científicos, podría costar vidas.

 "En países desarrollados, la dinámica es o usar la vacuna que tienes, o no tienes nada", dijo Penny Ward, profesora visitante de medicina farmacéutica en el King's College de Londres.

  Para la gran mayoría de las personas, los reguladores británicos y europeos dijeron el miércoles que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca superan por mucho los riesgos. Los problemas de coagulación estaban apareciendo a una tasa de aproximadamente 1 de cada 100 mil receptores en toda Europa. Mientras tanto, en Reino Unido, la vacuna ha provocado una disminución de las hospitalizaciones por Covid-19 -que por sí sola puede causar serios problemas de coagulación- y salvado miles de vidas, apuntaron los reguladores.

 Funcionarios de salud británicos estimaron que el riesgo de ser ingresado en una unidad de terapia intensiva por Covid-19 excedía los peligros de inusuales coágulos de sangre en casi todos los grupos de edad, y en casi todos los niveles de brote.

 Pero como los más jóvenes tienen menos probabilidades de desarrollar un caso severo de Covid-19, señalaron los reguladores, cualquier vacuna dada en ese grupo de edad debe superar una barrera de seguridad más alta. Los datos británicos también sugieren que los jóvenes son más propensos a los coágulos raros, haciendo que los funcionarios de salud ahí y en Europa sean más cautelosos a la hora de administrarles la vacuna.

 En respuesta a la nueva guía regulatoria, Italia recomendó el miércoles no dar la vacuna de AstraZeneca a personas de menos de 60 años. Otras naciones, incluidas Alemania, Francia, Canadá y los Países Bajos, ya habían dejado de usarla en personas más jóvenes, estableciendo el límite de edad a los 55 o 60 años, mientras que Noruega y Dinamarca frenaron por completo la administración de la fórmula mientras investigan los problemas de salud.

  Algunos expertos dijeron que las pausas eran comprensibles, pero el cambio generó incertidumbre, más aún en medio de una disputa entre los legisladores europeos y AstraZeneca por las drásticas reducciones en el suministro que llevaron a algunos líderes políticos a difamar falsamente la vacuna.

 Las encuestas comenzaron a mostrar que en Alemania, Francia y España la mayoría de la gente dudaba de la seguridad del fármaco. En general, el uso de la inyección se ha visto afectado: en toda Europa, se han aplicado un 64 por ciento de las dosis de la vacuna de AstraZeneca, lo que es significativamente más bajo que las tasas de otras inyecciones administradas.

  "Uno esperaba que hubiera habido colaboración, más discusión, entre reguladores, en lugar de que muchos países se fueran por diferentes direcciones", dijo Ward. "Ese aspecto ha sido realmente lo más inútil".

 A medida que los inusuales coágulos de sangre se han investigado a lo largo de Europa, los médicos se han convencido más de que hay un vínculo, aunque poco entendido, con la vacuna.

 Más mujeres que hombres han sufrido los problemas de coagulación, pero los reguladores británicos dijeron que esto aparentemente era resultado de que las mujeres han sido vacunadas a una mayor tasa debido a que ocupan más roles en puestos médicos de la línea de frente.

 Los reguladores han pedido a los receptores de la vacuna y a los médicos que vigilen la aparición de ciertos síntomas, incluyendo dolores de cabeza severos y persistentes, así como pequeños puntos de sangre debajo de la piel. Grupos de doctores han publicado guías sobre cómo tratar el desorden.

 Para el 22 de marzo, los reguladores habían revisado 86 casos, de los cuales 18 fueron fatales, según aseguraron.

 Las preocupaciones sobre la vacuna se agudizaron tanto en Reino Unido esta semana que la Universidad de Oxford, que desarrolló la vacuna con AstraZeneca, dejó de administrar dosis a niños como parte de un estudio de dos meses.

 "La seguridad ha sido nuestra prioridad a lo largo del desarrollo de esta vacuna", dijo el miércoles Andrew Pollard, el investigador de Oxford a cargo de los ensayos.

  La identificación de los coágulos, añadió, "muestra que el sistema de seguridad funciona".