Internacional

Sugirieron lanzar vs migrantes ‘rayo de calor’

Quince días antes de las elecciones de 2018, pidió Trump aplicar una ‘acción extrema’

The New York Times

The New York Times

miércoles, 26 agosto 2020 | 19:02

Washington— Quince días antes de las elecciones de mitad de período de 2018, mientras el presidente Donald Trump buscaba motivar a los republicanos con advertencias oscuras sobre caravanas que se dirigían a la frontera de Estados Unidos, reunió a su secretario de Seguridad Nacional y al personal de la Casa Blanca para transmitir un mensaje: se necesitaba "acción extrema" para detener a los migrantes.

Esa tarde, en una reunión separada con los principales líderes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) sugirieron desplegar un arma de microondas, un "rayo de calor" diseñado por los militares para hacer que la piel de las personas se sienta como si estuviera ardiendo cuando se pone dentro del alcance de sus rayos invisibles.

Desarrollado por los militares como una herramienta de dispersión de multitudes hace dos décadas, el Sistema de Negación Activa había sido abandonado en gran parte en medio de dudas sobre su efectividad y moralidad. Dos exfuncionarios que asistieron a la reunión de la tarde en el Departamento de Seguridad Nacional el 22 de octubre de 2018, dijeron que la sugerencia de que el dispositivo se instalara en la frontera sorprendió a los asistentes, incluso si hubiera satisfecho al presidente. No se sabe si Trump conocía la sugerencia del microondas, pero mostró los extremos que algunos funcionarios estaban dispuestos a hacer para satisfacer al presidente.

Kirstjen Nielsen, entonces secretaria de Seguridad Nacional, le dijo a un asistente después de la reunión que no autorizaría el uso de tal dispositivo y que nunca debería ser mencionado de nuevo en su presencia, dijeron los funcionarios.

Alexei Woltornist, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, dijo el miércoles que "nunca se consideró".

Pero la discusión en el otoño de 2018 subrayó cómo la obsesión de Trump por cerrar la inmigración ha impulsado las consideraciones políticas, incluidas sus sugerencias de instalar picos perforadores de carne en el muro fronterizo, construir un foso lleno de serpientes y caimanes y disparar a los migrantes en las piernas.

La convención republicana del martes por la noche contó con una pequeña ceremonia de naturalización de la ciudadanía en la Casa Blanca claramente diseñada para tratar de suavizar la imagen del presidente como un enemigo despiadado de los inmigrantes.

Pero para sus principales partidarios, la agenda de inmigración de Trump está nuevamente en el centro de su campaña. El discurso: Ha cumplido quizás la promesa central de su carrera de 2016, aislar efectivamente a Estados Unidos de los extranjeros que, según él, representan amenazas para la seguridad y la economía. A través de cientos de regulaciones, directivas políticas y cambios estructurales, el presidente ha remodelado profundamente la vasta burocracia migratoria del gobierno.