Internacional

Superan hispanos a blancos en Texas

Estimaciones son confirmadas por la Oficina del Censo de Estados Unidos

The Texas Tribune / Transforman la cultura del estado

Alexa Ura/The Texas Tribune

viernes, 16 septiembre 2022 | 05:00

Una estimación observada de cerca por la Oficina del Censo de Estados Unidos publicada el jueves indica que Texas puede haber superado un hito largamente esperado: el punto en el que los residentes hispanos representan una mayor parte de la población del estado que los residentes blancos.

Las nuevas cifras de población, derivadas de la Encuesta sobre la Comunidad Americana de la oficina, mostraron que los texanos hispanos constituían el 40.2 por ciento de la población del estado en 2021, mientras que los texanos blancos no hispanos constituían el 39.4 por ciento. 

Las estimaciones, basadas en datos completos recopilados durante el año calendario 2021, no se consideran oficiales.

Las estimaciones oficiales de población de la oficina a partir de julio de 2021 mostraron que las poblaciones hispanas y blancas no hispanas eran prácticamente iguales en tamaño. Pero al designar a los hispanos como el grupo de población más grande del estado, las nuevas estimaciones son las primeras en reflejar la culminación previsible de décadas de cambios demográficos que transforman constantemente el estado.

La tendencia creciente que los demógrafos han estado siguiendo durante años refleja la profunda evolución cultural y demográfica del estado. El estado perdió su mayoría blanca en 2004. Sin embargo, el crecimiento relativo de la población hispana, tanto a través de la migración como de los nacimientos, no se ha reflejado en muchas facetas del panorama económico y político del estado.

El censo de 2020 capturó cuán cerca habían estado las poblaciones hispana y blanca del estado, con sólo medio punto porcentual separándolas en ese momento. Para entonces, Texas había ganado casi 11 residentes hispanos por cada residente blanco adicional durante la década anterior. Y los hispanos habían impulsado casi la mitad del crecimiento general del estado, de aproximadamente 4 millones de residentes desde 2010.

Se espera que los hispanos de Texas constituyan la mayoría absoluta de la población del estado en las próximas décadas, pero ya están al borde de la mayoría entre los niños. Las últimas estimaciones del censo mostraron que el 49.3 por ciento de los texanos menores de 18 años son hispanos.

Sin los correspondientes beneficios políticos y económicos, la realidad económica y política de los residentes hispanos queda reflejada en las disparidades persistentes que también se reflejan en los últimos datos del censo. 

Los hispanos que viven en Texas son desproporcionadamente pobres. También es menos probable que hayan alcanzado niveles más altos de educación que a menudo sirven como vías para la movilidad social y una mayor prosperidad económica.

Las nuevas estimaciones del censo mostraron que los residentes hispanos tienen más del doble de probabilidades que los residentes blancos de vivir por debajo del nivel de pobreza. Aunque el 14.2 por ciento de los texanos en general se consideran pobres, el 19.4 por ciento de los residentes hispanos viven por debajo del nivel de pobreza, en comparación con sólo el 8.4 por ciento de los residentes blancos.

Los hogares de Texas también están divididos por una importante desigualdad de ingresos. El ingreso medio para un hogar blanco en 2021 fue de $81,384, pero fue de sólo $54,857 para un hogar hispano, según las estimaciones.

Frente a las disparidades educativas de larga data, los niños hispanos tienen menos probabilidades de graduarse listos para la universidad en comparación con los estudiantes blancos y no están preparados para tener éxito en una economía floreciente de Texas que requiere cada vez más algún tipo de educación después de la escuela secundaria. 

Las nuevas estimaciones muestran que el 95 por ciento de los adultos blancos tienen al menos un diploma de escuela secundaria, en comparación con sólo el 70 por ciento de los adultos hispanos. Sólo el 18 por ciento de los adultos hispanos se graduaron de la universidad con una licenciatura o superior, en comparación con el 42 por ciento de los adultos blancos.

Y si bien su creciente número les ha permitido asegurar el poder político local en muchas comunidades, Texas sigue siendo un estado en crecimiento en el que predominan principalmente los hombres republicanos blancos. Los legisladores de Texas tienen un largo historial de discriminación contra los hispanos y otros votantes de minorías en busca del control político, ideando mapas políticos que debilitan el impacto de sus votos.

Ante la creciente participación de la población hispana que va en contra de su dominio político, la Legislatura controlada por los republicanos rediseñó los distritos legislativos y del Congreso del estado el año pasado para reforzar su control sobre los cargos estatales. Pero en el proceso, dieron a los votantes blancos un mayor control de los distritos políticos en todo el estado, manipulando elaboradamente las líneas distritales en algunas áreas donde los hispanos y otros votantes de minorías ganaban terreno político.

El estado ahora enfrenta casi una docena de desafíos legales consolidados –presentados por votantes individuales de minorías, organizaciones que sirven a comunidades de minorías y el Departamento de Justicia– por sus cuatro mapas políticos que incluyen denuncias de discriminación intencional, dilución de votos y manipulación racial.