Internacional

Teme Pentágono que Trump use a militares en disturbios electorales

Creo profundamente en el principio de un ejército estadounidense apolítico, dijo el general Mark A. Milley

The New York Times

The New York Times

viernes, 25 septiembre 2020 | 08:30

Washington— Los principales líderes del Pentágono tienen mucho de qué preocuparse: Afganistán, Rusia, Irak, Siria, Irán, China, Somalia, la península de Corea. Pero la principal de esas preocupaciones es si su comandante en jefe podría ordenar a las tropas estadounidenses que se desplieguen en el caos en torno a las próximas elecciones.

El presidente Trump no dio consuelo a los funcionarios los pasados miércoles y jueves cuando nuevamente se negó a comprometerse con una transición pacífica de poder sin importar quién gane las elecciones, y el jueves repitió que no estaba seguro de que las elecciones pudieran ser "honestas". Su cobertura, junto con su deseo expresado en junio de invocar la Ley de Insurrección de 1807 para enviar tropas en servicio activo a las calles estadounidenses, para sofocar las protestas por el asesinato de George Floyd, ha provocado una profunda ansiedad entre los altos mandos militares y el Departamento de Defensa, que insisten en que harán todo lo posible para mantener a las fuerzas armadas fuera de las elecciones.

"Creo profundamente en el principio de un ejército estadounidense apolítico", dijo el general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto. “En caso de una disputa sobre algún aspecto de las elecciones, por ley, los tribunales y el Congreso de Estados Unidos están obligados a resolver cualquier disputa. El ejército de Estados Unidos no anticipa ningún papel para las fuerzas armadas de Estados Unidos en este proceso ".

Pero eso no ha detenido un debate cada vez más intenso en el ejército sobre su papel en caso de que una elección en disputa provoque disturbios civiles.

El 11 de agosto, John Nagl y Paul Yingling, ambos oficiales retirados del ejército y veteranos de la guerra de Irak, publicaron una carta abierta al general Milley en el sitio web “Defense One”. "En unos meses, es posible que tenga que elegir entre desafiar a un presidente sin ley o traicionar su juramento constitucional", escribieron. "Si Donald Trump se niega a dejar el cargo al expirar su mandato constitucional, el ejército de los Estados Unidos debe destituirlo por la fuerza y usted debe dar esa orden".

Los funcionarios del Pentágono dijeron rápidamente que tal resultado era absurdo. Bajo ninguna circunstancia, dijeron, el presidente del Estado Mayor Conjunto enviaría a la Armada o Infantes de Marina para sacar a Trump de la Casa Blanca. Si fuera necesario, tal tarea, dijeron los funcionarios del Departamento de Defensa, recaería en los alguaciles estadounidenses o el Servicio Secreto. El ejército, por ley, dijeron los funcionarios, hace un voto a la Constitución, no al presidente, y ese voto significa que el comandante en jefe del ejército es quien toma juramento a las 12:01 p.m. el día de la inauguración.