Internacional

Tendrá uno de cada cinco estadounidenses orden de permanecer en casa

Algunos de los estados más grandes de EU están limitando el tránsito de las personas

The New York Times

The New York Times

viernes, 20 marzo 2020 | 15:51

Estados Unidos— Una por una, las localidades, y ahora algunos de los estados más grandes de la nación, están limitando el tránsito de las personas mientras luchan por frenar la propagación del coronavirus, antes de que los casos saturen sus hospitales.

En Nueva York, el gobernador Andrew M. Cuomo, se apresuró este viernes a limitar drásticamente la actividad al aire libre en todo el estado, incluso al ordenar a las empresas no esenciales que mantengan a todos sus trabajadores en casa. Su amplia orden ejecutiva, que entra en vigencia el domingo a las 8 de la noche, se emitió cuando el número de casos conocidos en el estado aumentó a más de 7 mil 800.

"Estas disposiciones se aplicarán", dijo Cuomo en una sesión informativa. "Estas no son sugerencias".

Luego, dentro de una hora, la tarde de este viernes, otros grandes estados hicieron lo mismo. El gobernador Ned Lamont, de Connecticut, emitió una orden similar a la de Cuomo, y el gobernador Philip D. Murphy, de Nueva Jersey, dijo que planea ordenar, desde este mismo sábado, que todos los negocios no esenciales cierren también.

Y en Illinois, el gobernador J.B. Pritzker, anunció una orden estatal de "quedarse en casa", pidiendo a los 12 millones de residentes que salgan de la casa solo cuando sea necesario. Todas las empresas no esenciales también deben dejar de operar bajo la orden, que es efectiva a las 17 horas del sábado.

"No tomo esta decisión fácilmente", dijo Pritzker en una conferencia de prensa. “Reconozco plenamente que, en algunos casos, elijo entre las vidas de las personas y salvar sus medios de vida. Pero, en última instancia, no pueden ganarse la vida si no tienen vida".

Estas medidas se anunciaron cuando California despertó este viernes con nuevas órdenes que cierran las tiendas minoristas no esenciales del estado y limitan drásticamente el tránsito al aire libre, después de que el gobernador Gavin Newsom ordenó a los californianos, los 40 millones de ellos, permanecer en sus casas tanto como sea posible. Inicialmente hubo confusión sobre cómo se aplicaría e interpretaría la orden, pero a los californianos se les dijo que aún podían caminar y salir de sus vecindarios para caminar o ir a la playa, siempre que pudieran practicar el distanciamiento social.

El alcalde LaToya Cantrell, de Nueva Orleans, también emitió una orden de quedarse en casa este viernes, pidiendo a los 390 mil residentes de la ciudad que salgan por "solo necesidades críticas".

Con los bares cerrados y la calle Bourbon vacía, la orden llevó a Nueva Orleans un paso más allá, poniendo a la ciudad en línea con los estados que tienen tránsitos limitados.

"Estamos diciendo lo mismo: cuantas más personas se queden en casa, más vidas salvaremos", dijo Cantrell este viernes por la tarde.

Los estados y las localidades anunciaron las nuevas órdenes cuando el número de muertos en los Estados Unidos superó los 200, y cuando Massachusetts y el distrito de Washington registraron sus primeras muertes. Ahora ha habido muertes en más de la mitad de los estados, con la mayoría en el estado de Washington, Nueva York y California.

Los funcionarios estatales y locales están tratando de lograr un equilibrio entre darles a los residentes el margen de maniobra para comprar y dar un paseo muy necesario, mientras hacen lo que pueden para frenar la propagación del virus.

Aún quedaba por ver cómo se harían cumplir las nuevas órdenes y qué tan eficaces serían. Incluso después de que Italia impuso limitaciones de tránsito a sus ciudadanos, se enfrentó al peor brote de coronavirus en Europa. Cuando el vicepresidente de la Cruz Roja China, Sun Shuopeng, visitó recientemente Milán, sugirió que las autoridades italianas no habían ido lo suficientemente lejos.

Nueva York permitirá que las personas sanas menores de 70 años salgan a comprar alimentos y medicinas, y que hagan ejercicio y caminen afuera, siempre y cuando se mantengan a dos metros de distancia de los demás. El tránsito masivo continuará funcionando para que los trabajadores de salud y otras personas con otros trabajos esenciales puedan llegar a trabajar, pero se instará a las personas a no usarlo a menos que sea absolutamente necesario. Se prohibirán las reuniones no esenciales de cualquier tamaño.

Y se permitirá que ciertos negocios esenciales permanezcan abiertos, incluidos supermercados, proveedores de atención médica, farmacias, estaciones de servicio, tiendas de conveniencia, bancos, ferreterías, lavanderías, proveedores de cuidado infantil, reparación de automóviles, servicios públicos, almacenes, distribuidores, plomeros y otros contratistas calificados, proveedores de cuidado de animales, proveedores de transporte, empresas de construcción y muchos tipos de fabricantes.