Internacional

Teoría del origen animal del Covid-19 cobra fuerza

Más de un año después de la pandemia, la cuestión de los orígenes del virus sigue sin resolverse

The New York Times

miércoles, 09 junio 2021 | 11:21

Ciudad de México.- En los dos años antes de que comenzara la pandemia, los mercados de la ciudad china de Wuhan vendían casi tres docenas de especies de animales que pueden albergar patógenos que saltan a los humanos, encontraron los investigadores, arrojando nueva luz sobre el posible papel del comercio de vida silvestre en el origen del coronavirus

Los investigadores encontraron ventas en Wuhan de visones, civetas de palma y perros mapaches, pero no encontraron ventas de pangolines o murciélagos, que se sospechaban como posibles fuentes del coronavirus.

En total, los investigadores documentaron las ventas de más de 47 mil animales en 38 especies en los mercados de Wuhan entre mayo de 2017 y noviembre de 2019. 33 de las especies han sido previamente infectadas con enfermedades o parásitos portadores de enfermedades que pueden afectar a los humanos, dijeron los investigadores.

China suspendió la venta y el consumo de animales salvajes cuando el coronavirus comenzó a propagarse rápidamente a principios del año pasado. El comercio de vida silvestre del país jugó un papel clave en el brote de SARS a principios de la década de 2000.

Un equipo de expertos que dirigió una misión de la Organización Mundial de la Salud a Wuhan este año, examinó los registros de proveedores y otras pruebas de los mercados de animales de la ciudad. Pero el equipo no llegó a conclusiones firmes sobre el papel de los mercados en el brote o sobre las especies específicas a través de las cuales el coronavirus podría haberse propagado a los humanos.

Más de un año después de la pandemia, la cuestión de los orígenes del virus sigue sin resolverse. La administración de Biden anunció el mes pasado un nuevo impulso para investigar si podría haberse filtrado accidentalmente de un laboratorio en Wuhan.

La acción del presidente Biden se produjo cuando los principales funcionarios de salud renovaron sus llamamientos esta semana para una investigación más rigurosa. Y siguió a las crecientes críticas a un informe de un equipo de expertos internacionales que descartó en gran medida la posibilidad de que el virus se hubiera escapado accidentalmente de un laboratorio chino llamado Instituto de Virología de Wuhan.