Internacional

Texas redobla su tarea de poner fin a las restricciones

Si el gobernador Greg Abbott, de Texas, pensó que sería aceptado universalmente en casa, rápidamente se demostró que estaba equivocado

/ Los visitantes con cubrebocas abandonan el Álamo en San Antonio, Texas

The New York Times

jueves, 04 marzo 2021 | 13:23

Nueva York— La indignación no se detuvo en la frontera de Texas.

Si el gobernador Greg Abbott, de Texas, pensó que sería aceptado universalmente en casa después de que repentinamente anunció que levantaría el requisito de cubrebocas en todo el estado y permitiría que todas las empresas operaran a plena capacidad, rápidamente se demostró que estaba equivocado.

Texas se ha visto especialmente afectada por la pandemia de coronavirus, registrando más de 44 mil muertes y casi 2.7 millones de casos.

Sylvester Turner, el alcalde de Houston, calificó la decisión del gobernador de "peligrosa". El alcalde Ron Nirenberg, de San Antonio, dijo que fue un "gran error". Y el doctor Víctor Treviño, la autoridad sanitaria de Laredo, dijo que temía que la medida "eliminaría todos los logros que hemos logrado".

Algunos, por supuesto, estaban encantados.

"Estoy orgullosa de ser texana", dijo Amber Rodríguez, de 32 años, propietaria de una empresa de aire acondicionado en Houston, y declaró que "este es el primer paso para traer de vuelta a Texas".

Kendall Czech, de 26 años, un agente de arrendamiento que se mudó a Dallas el verano pasado desde California, en parte debido a las estrictas restricciones de Covid-19 de ese estado, dijo: "Creo que el gobernador acaba de ganar algo de valor".

Las críticas fueron menos positivas en Pennsylvania Avenue, en Washington, DC, donde el presidente Biden tuvo palabras duras tanto para Texas como para Mississippi, cuyo gobernador también anunció ayer que levantaría el mandato de cubrebocas en todo el estado y rescindiría los límites de capacidad de las empresas.

Biden dijo que era fundamental que los funcionarios siguieran la guía de los expertos en salud pública a medida que la campaña de vacunación gana impulso.

"Lo último que necesitamos es que los neandertales piensen que todo está bien, quítense los cubrebocas y olvídense", dijo el presidente a los periodistas en la Casa Blanca.

El gobernador de Mississippi, Tate Reeves, un republicano como Abbott, no se arrepintió.

"Los habitantes de Mississippi no necesitan manipuladores", dijo. “A medida que disminuyen los números, pueden evaluar sus opciones y escuchar a los expertos. Supongo que creo que deberíamos confiar en los estadounidenses, no insultarlos".

Sin embargo, Reeves animó a sus ciudadanos a "hacer lo correcto" y usar un cubrebocas.

También lo hizo el gobernador de Texas, donde las vacunas están muy por detrás del promedio nacional, se reportan más de 7 mil nuevos casos al día y, en las últimas semanas, han aparecido variantes del virus.

La decisión de levantar las restricciones se enmarcó como un alivio tan esperado después de un tramo agotador de aislamiento y dificultades. Pero muchos lo vieron como un intento de distraer a los tejanos de las fallas de infraestructura generalizadas que dejaron a muchos sin electricidad y agua después de una brutal tormenta de invierno.