Internacional

Trump arremete contra Pence y McConnell en evento privado

El exmandatario señaló que estaba 'decepcionado' de su exvicepresidente

Agencias

domingo, 11 abril 2021 | 18:58

El primer retiro de donantes de primavera después de la derrota de un partido político suele ser un momento de reflexión y renovación, a medida que los funcionarios trazan una nueva dirección hacia adelante.

Pero con el expresidente Donald J. Trump decidido a mantener su control sobre el Partido Republicano y la base del partido tan adherida a él como siempre, la reunión de los principales donantes del Comité Nacional Republicano, en el sur de Florida este fin de semana, no es un momento de reinicio y es más un recordatorio de las continuas tensiones y cismas que agitan al Partido Republicano

El mismo expresidente que el mes pasado envió al Partido una carta de cese y desistimiento exigiendo que dejen de usar su imagen para recaudar dinero el sábado por la noche, sirvió como cabeza de cartel de recaudación de fondos del partido.

"Es una complicación tremenda" fue cómo Fred Zeidman, un veterano republicano recaudador de fondos en Texas, describió la presencia persistente de Trump en la escena política.

El delicado baile entre Trump y el partido, después de perder la Cámara, el Senado y la Casa Blanca bajo su mando, se hizo evidente este sábado, cuando los principales donantes del partido asistieron a una serie de recepciones y paneles en el Four Seasons Resort antes de viajar a Mar-a-Lago, el club privado del expresidente, para escuchar a Trump hablar.

La insistencia del expresidente en liderar el partido "afecta a todos los miembros", dijo Zeidman, mientras los legisladores y los posibles funcionarios electos compiten por un respaldo de Trump que fue tan poderoso en una primaria republicana como podría ser problemático en una elección general.

"Ya ha demostrado que quiere tener una opinión importante o mantener el control del partido, y ya ha mostrado todas las señales de que va a dar las primarias a todos los que no lo han apoyado", dijo Zeidman. “Todo lo complica mucho”.

Previo al discurso de Trump en un evento privado realizado en su nuevo hogar dentro del complejo de Mar-a-Lago, los asesores del expresidente dijeron que destacaría su compromiso con el partido y la unidad republicana.

Pero Trump se desvió bruscamente el sábado por la noche de su discurso y en lugar de ello arremetió contra el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, tildándolo de “perdedor inútil” y burlándose de su esposa, Elaine Chao, quien fue la secretaria de Transporte de Trump.

El exmandatario señaló que estaba “decepcionado” de su exvicepresidente, Mike Pence, y utilizó una grosería para referirse a McConnell, de acuerdo con varios de los asistentes que no estaban autorizados para hablar públicamente sobre lo que se dijo en el evento privado. Trump se quejó de que McConnell no le agradeció adecuadamente por haber incluido a Chao en el gabinete.

La oficina de McConnell no respondió de manera inmediata a una solicitud de comentarios enviada el domingo.

Las palabras de Trump hicieron sentir incómodos a algunos de los presentes.

El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich no defendió a Trump cuando ofreció comentarios a su salida de Palm Beach el domingo.

“Estamos mucho mejor si seguimos centrándonos en los demócratas. Punto”, señaló Gingrich.

El discurso del sábado fue el último evento de la cumbre de donantes del Comité Nacional Republicano celebrada en Palm Beach. La mayoría de las reuniones privadas del comité fueron realizadas en un hotel de lujo ubicado a unos kilómetros de Mar-a-Lago. Los asistentes fueron trasladados en autobús para el discurso de Trump.

La nueva tensión entre Trump y los líderes republicanos se produjo en momentos en los que los dirigentes del partido tratan de restar importancia a una disputa interna sobre el papel de Trump en el grupo, su compromiso con la recaudación de fondos y sus planes para 2024. Trump también sigue insistiendo en que las últimas elecciones le fueron “robadas”, repitiendo las falsas afirmaciones de que Joe Biden ganó las elecciones sólo por fraude electoral.