Internacional

Urge Biden a prohibir armas de asalto tras masacre

Lo logré cuando era senador, fue la ley por más tiempo y derribó estos asesinatos en masa, señaló

The New York Times

martes, 23 marzo 2021 | 13:31

Washington— El presidente estadounidense, Joe Biden, urgió al Congreso a aprobar leyes para prohibir nuevamente los rifles de asalto, luego de la masacre de Boulder que dejó 10 personas muertas.

"Podemos prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad en este país una vez más. Lo logré cuando era senador. Se aprobó, fue la ley por más tiempo y derribó estos asesinatos en masa. Deberíamos hacerlo de nuevo".

La prohibición de armas de asalto fue aprobada en 1994 y expiró en 2004.

"Esto no es ni debe ser un tema partidista, es un tema estadounidense", dijo Biden en breves declaraciones pronunciadas en el Comedor Estatal de la Casa Blanca. "Tenemos que actuar".

Biden dijo que no haría comentarios sobre los detalles del ataque, pero dijo que había hablado con el Gobernador Jared Polis de Colorado y el fiscal general Merrick B. Garland desde el tiroteo y que continuaría las consultas durante un vuelo a Columbus, Ohio, en el tarde.

"Jill y yo estamos devastados. La sensación... simplemente no puedo imaginar cómo se sienten las familias", agregó, desviándose de su texto preparado.

El ataque del lunes en Colorado, en el que un hombre armado mató a 10 personas, incluido un oficial de Policía, se produjo menos de una semana después de que otro hombre armado asesinara a ocho personas en Atlanta.

Los homicidios consecutivos equivalieron a un regreso de tiroteos con víctimas en masa que, durante un tiempo, parecieron ser reprimidos por los confinamientos.

"Son 10 personas que pasan el día viviendo sus vidas, sin molestar a nadie", dijo la vicepresidenta Kamala Harris, hablando en un evento en Washington la madrugada del martes. Agregó que estaba atónita de que alguien matara a "un policía que está cumpliendo con sus funciones, y con gran coraje y heroísmo".

El presidente Barack Obama le encomendó a Biden la tarea de elaborar un paquete legislativo de medidas de control de armas después de los asesinatos de Sandy Hook en 2012.