Internacional

Utilizan científicos algoritmos de aprendizaje para descifrar comunicación animal

El sistema de aprendizaje automático es utilizado para espiar a ratas topo desnudas, murciélagos frugívoros, cuervos y ballenas

The New York Times

The New York Times

martes, 30 agosto 2022 | 11:55

Nueva York.- La rata topo desnuda puede no ser mucho para mirar, pero tiene mucho que decir. Los roedores arrugados y con bigotes, que viven, como muchas hormigas, en grandes colonias subterráneas, tienen un elaborado repertorio vocal: silban, trinan y gorjean; gruñen y sisean.

Y cuando dos de las ratas volubles se encuentran en un túnel oscuro, intercambian un saludo estándar. “Emitirán un chirrido suave y luego un chirrido suave repetido”, dijo Alison Barker, neurocientífica del Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro, en Alemania. “Tienen una pequeña conversación”.

Oculta en este intercambio diario hay una gran cantidad de información social, según descubrieron la doctora Barker y sus colegas cuando utilizaron algoritmos de aprendizaje automático para analizar 36 mil chirridos suaves registrados en siete colonias de ratas topo.

Cada rata topo no solo tenía su propia firma vocal, sino que cada colonia tenía su propio dialecto distinto, que se transmitía culturalmente de generación en generación. Durante tiempos de inestabilidad social, como en las semanas posteriores a la deposición violenta de la reina de una colonia, estos dialectos cohesivos se desmoronaron. Cuando una nueva reina comenzó su reinado, apareció un nuevo dialecto.

“La llamada de saludo, que pensé que iba a ser bastante básica, resultó ser increíblemente complicada”, dijo Barker, quien ahora está estudiando los muchos otros sonidos que hacen los roedores. "El aprendizaje automático transformó mi investigación".

Los sistemas de aprendizaje automático, que utilizan algoritmos para detectar patrones en grandes colecciones de datos, se han destacado en el análisis del lenguaje humano, dando lugar a asistentes de voz que reconocen el habla, software de transcripción que convierte el habla en texto y herramientas digitales que traducen entre idiomas humanos.

En los últimos años, los científicos han comenzado a implementar esta tecnología para decodificar la comunicación animal, utilizando algoritmos de aprendizaje automático para identificar cuándo están estresados los ratones que chillan o por qué gritan los murciélagos de la fruta. Están en marcha proyectos aún más ambiciosos: crear un catálogo completo de llamadas de cuervos, mapear la sintaxis de los cachalotes e incluso desarrollar tecnologías que permitan a los humanos responder.