Internacional

Van 900 muertes en Mediterráneo en 2019

En 2019, al menos 909 migrantes han muerto ahogados al tratar de cruzar el Mediterráneo para alcanzar Europa, según OIM

Reforma

Reforma

viernes, 30 agosto 2019 | 10:45

Otra, Libia.- Un total de 909 personas han perdido la vida ahogadas al intentar cruzar el Mediterráneo de forma irregular para alcanzar las costas de Europa durante los primeros ocho meses de este año, anunció hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En un comunicado enviado a los medios, este organismo vinculado a la ONU detalla que la mayoría de ellos, un total de 640 personas, han perecido en la ruta central, que une la costa de Libia con las playas italianas.

Las muertes en esta vía, considerada la más mortífera del mundo, casi triplican las registradas en la frontera entre Estados Unidos y México, 266, y multiplican por cinco las de la región del Caribe,151.

"Este año 2019 es el sexto en el que la IOM registra de forma sistemática los fallecimientos de personas que migran en el mundo a través de su proyecto Missing Migrants. Desde 2014, se han registrado 32 mil 741 fallecimientos, incluidos los mil 781 habidos en lo que va de 2019", explicó.

Las 909 (muertes de la región mediterránea incluyen las numerosas habidas la semana pasada frente a las costas de Libia, donde se hundió un bote con cerca de un centenar de personas a bordo, de las que solo 65 pudieron ser rescatadas.

Otras 212 personas murieron ahogadas durante los primeros ocho meses de 2019 en la llamada ruta mediterránea occidental, que desemboca en España y que se ha convertido en la tercera más mortífera del mundo tras la frontera mexicanoestadounidense.

Las costas de Libia, país sumido en el caos y la guerra civil desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los diversos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi, se han convertido en el principal trampolín de la emigración irregular a Europa desde el norte de África.

Según cifras de la OIM, más de 45 mil personas han conseguido llegar a Europa de forma irregular a través del Mediterráneo en los primeros ocho meses del año, un 20 por ciento menos que el mismo periodo de 2018.