Internacional

Viven con temor habitantes de El Paso

Relatan ciudadanos el trauma que causó la masacre del pasado 3 de agosto

Agencias
miércoles, 07 agosto 2019 | 16:30

Los vecinos de la pacífica localidad texana de El Paso (EUA) aún no logran sobreponerse al tiroteo que dejó 22 muertos, y con solo rememorar la tragedia se transforman, como si acabase de suceder: "Parecía la guerra". 

De hecho, El Paso figuraba entre las comunidades más seguras de Estados Unidos hasta que el sábado por la mañana un joven entró a una tienda de la cadena Walmart armado con un fusil AK-47 y disparó indiscriminadamente contra las personas que estaban a su alcance. 

En la tienda, una de las más populares entre la comunidad en este sector de la frontera con México, estaba la promoción de "regreso a clases", con lo que en una de las entradas había grupos de niños que por tradición recaudan fondos para sus útiles escolares. Cuando empezaron los disparos, se produjo la estampida. Algunos empleados y clientes del comercio se tiraron al suelo mientras otros corrían al interior a esconderse, como han aprendido en los simulacros. 

"Yo pensé que eran cohetes o que se había caído algo, pero vi que venían muchos niños -más de diez- corre y corre, desesperados, y lloré y lloré; luego volvieron a sonar varios disparos más y lo que hice fue resguardarlos", recuerda Silvia Jacobo, que decora pasteles en la tienda y que se agita notablemente con solo contarlo de nuevo. 

A Silvia Jacobo se le ha quedado grabada la escena de uno de los niños que recaudaba fondos para comprar material escolar que murió abatido a un lado de la sucursal bancaria situada junto a la entrada de la tienda por la que irrumpió el tirador. "El niño Javier Rodríguez era del equipo de fútbol de mi sobrino. 

Y le tocó a él", dice la empleada del Walmart, dos de cuyas compañeras de trabajo resultaron heridas de bala. Rocío Bibriescas, quien atendía la caja ocho en el momento en que entró el hombre disparando el fusil, cuenta que mientras corría para salvar la vida escuchaba las detonaciones de los tiros y pensaba que era como si adentro de Walmart hubiera una guerra. 

"Hubo un momento en que quise tirarme a esconderme, pero tenía tanto miedo que no hallaba por dónde huir. Los impactos se escuchaban por todos lados. Eran muchos, parecía como si hubiera una guerra adentro. Fue muy feo", recuerda la mujer. 

La cajera relata con tristeza que varios de los fallecidos eran clientes frecuentes, a quienes describe como amables y honestos. 

"Me duele mucho que haya pasado esto, que mucha gente haya muerto, porque era gente de bien. Gente mayor y jóvenes", afirma. 

El presunto autor del tiroteo, Patrick Crusius, de 21 años, que está detenido y afronta la pena de muerte, condujo casi diez horas hasta llegar a El Paso con la finalidad de matar a cuantos mexicanos pudiera, para combatir la "invasión hispana", según publicó en internet horas antes del tiroteo. Por casualidad, el periodista gráfico de El Paso Armando Vela estaba a punto de entrar en la tienda cuando comenzó el tiroteo. 

"Me quedé grabando y tomando fotos, pero luego me tuve que ir porque ya no aguantaba ver a la gente baleada", dijo el informador, a quien se le encoge el corazón con solo pensar que suele ir esa tienda con su mamá y les "podía haber tocado" a ellos. 


Reportan otro tiroteo

La oficina del sheriff de East Baton Rouge, en Luisiana, informó que respondieron a un reporte de tiroteo en una tienda de autoservicio de esa ciudad. 

Según medios locales, dos hombres se atacaron a balazos luego de tener un altercado en una tienda Walmart. Agregaron que otro sujeto ajeno a la pelea resultó herido. 

Las autoridades informaron que la víctima es un hombre de 40 años, que estaba en la tienda para comprar una lonchera a su hijo. Los medios informaron que el hombre, quien recibió un disparo, fue trasladado a un hospital en un auto privado y que se encuentra estable. 

“Los dos hombres se pelearon, luego sacaron sus pistolas y se dispararon varias veces”, informó la cadena de noticias Fox. Agregó que uno de los agresores ya fue detenido. Hasta el momento se desconoce qué originó el altercado y en qué parte de la tienda estaban. 

“Este no fue un tirador activo. Gracias a Dios, esto no estuvo cerca de lo que sucedió en El Paso”, dijo el sheriff de East Baton Rouge, Sid Gautreaux. 

El medio “The Advocate” indicó que la policía local respondió a una llamada de emergencia sobre disparos en unWalmart cerca del mediodía. 


No me escuchó y mató a mi sobrino

Octavio Lizarde, uno de los sobrevivientes de la matanza ocurrida en unWalmart el pasado 3 de agosto, reveló que el atacante se acercó y mató a su sobrino Juan Rodríguez, de 15 años de edad, pero a él lo dejó vivo. 

Durante una entrevista realizada este martes en el hospital Del Sol, Lizarde detalló los acontecimientos ocurridos ese día: “Nos escuchó cuando le dije a mi sobrino `vente´, se nos acercó, mató a mi sobrino y yo me salvé. Fue Dios el que me salvó”, dijo. Dijo que el ataque duró entre 15 y 20 minutos, aunque sintió que transcurrió mucho tiempo. Cuando se percató de lo que ocurría en la tienda llamó a su sobrino, él no sabía qué sucedía y fue cuando el atacante escuchó su voz y se les acercó. 

Lizarde será sometido ayer a una cuarta cirugía, ya que tiene riesgo de infección en la pierna; se espera descartar la posibilidad de amputar el miembro debido al daño ocasionado por los proyectiles, según explicó el médico militar Justin Orr. 

Orr, quien está a cargo de la atención a los cinco pacientes que llegaron el día del atentado al hospital, ubicado a 20 kilómetros del sitio del ataque, explicó que Lizarde lleva un aparato que le permitirá mantener los huesos en su lugar, “pero deberá llevarlo entre cuatro y seis meses para mantener la pierna estabilizada”. 

El médico militar con diez años de experiencia comparó la experiencia de atender de manera directa a tres de los sobrevivientes y de forma indirecta a los otros dos con el ambiente que se vive en la guerra, “se trata de ayudar a la gente en esta terrible tragedia”, dijo. 

En la rueda de prensa ofrecida este martes estuvieron presentes el doctor Stephen Farrell, el médico militar Justin Orr, y el director del hospital, David Shimp. 


Piden monumento a víctimas

Teresa de León, residente en El Paso, Texas, consideró que el personal de seguridad de Walmart no actuó rápido para evitar el ataque armado en el que murieron ocho mexicanos. 

Por ello, rechazó que dicha tienda se mantenga en servicio, “entonces tiene que cerrar, no merece tener aquí su tienda porque deben hacer un monumento a nuestra gente que ha fallecido y tener algo para el público, que lo vea Estados Unidos y el mundo entero”. 

El ataque tomó por sorpresa a los habitantes de la comunidad paseña, “esto es una cosa increíble que no esperábamos, porque nosotros estamos muy unidos. A esta tienda viene mucha gente de afuera, que son bienvenidos y no esperábamos que alguien viniera e hiciera esta tormenta tan horrible”. 

Reiteró que “se debe cerrar, la tienda se tiene que cerrar porque no es justo que este hombre estuviera afuera teniendo tanta cámara y no lo agarraron desde afuera y cerraran las puertas, no lo deberían haber dejado entrar”. 

También solicitó que el presidente Donald Trump sea cuidadoso en sus expresiones contra los migrantes. 

“Siempre se le ha dicho a Trump que se calle, que escoja las palabras, debe hablar como un presidente, con educación”. De León dijo no explicarse cómo es que el hombre que atacó a los clientes de la tienda pudo ingresar llevando un arma, por lo que se pronunció que se haga una investigación al respecto. 

“La cosa es que siempre tienen cámaras y lo deberían haber agarrado desde afuera y no entiendo por qué no cerraron las puertas antes de que entrara. No sé el tiempo que estuvo afuera, pero ojalá que estén investigando eso”, consideró. La Casa Blanca confirmó hace unos minutos que el presidente Donald Trump arribará a esta frontera hoy miércoles 7, a las dos de la tarde, hora local; tres de la tarde, tiempo de México.



Fuente: www.elsiglodetorreon.com.mx